Menú Buscar
Lápidas en un cementerio de España / PIXABAY

Morir en Cataluña es más caro que en el resto de España

Girona, Madrid, Barcelona y Lleida son las provincias en las que más cuesta costear un entierro

5 min

Hay un dicho popular que reza que “hay que tener suerte para todo”. Incluso para morirse. Porque no es lo mismo fallecer en una provincia española que en otra, lo notará el bolsillo. Así lo ha revelado el último estudio elaborado por Estamos Seguros en su informe ¿Quién paga más por la muerte en España? es posible saber que los lugares del país en los que es más caro fallecer son, por este orden, Girona, Madrid y Barcelona.

Para el análisis se han tenido en cuenta más de 200.00 fallecimientos sucedidos a lo largo del año pasado, lo que supone el 80 % de los servicios que atendió el seguro en España en 2018. “La industria aseguradora es un actor de referencia en el sector funerario nacional. En concreto, se hace cargo del 63 % de los enterramientos e incineraciones del país cada año”, apuntan desde la iniciativa de UNESPA para dar a conocer la función social del seguro a la opinión pública.

Los fallecidos en Girona pagan un 29 % más que la media nacional

Los resultados del estudio revelan que morirse resulta más caro en el noroeste del país. Y es que en el caso de Girona, cuesta hasta un 29 % más que en el conjunto de España. El resto de provincias con un diferencial destacado en este apartado son Madrid (27 %), Barcelona (21 %), Lleida (19 %) y Huesca (16 %).

Provincias de España en las que es más caro y barato morir / ESTAMOS SEGUROS

Provincias de España en las que es más caro y barato morir / ESTAMOS SEGUROS

En el otro extremo de la clasificación, los lugares más asequibles para los sepelios, se sitúan varias provincias castellanas y los cabildos canarios. Por orden, son Zamora (-40 %), Santa Cruz de Tenerife (-36 %), Palencia (-30 %), Soria (-27 %) y Cuenca (-26 %). A ellas hay que sumar, además, las dos ciudades autónomas: Ceuta (-39 %) y Melilla (-37 %).

No es lo mismo morir en Madrid que en Bilbao

El informe ¿Quién paga más por la muerte en España? también detalla los resultados de acuerdo a los municipios mayores de 250.000 habitantes, siendo Madrid, Vigo y Valencia las ciudades en las que fallecer resulta menos asequible al bolsillo. “Sin embargo, hay media docena de localidades grandes en las que un entierro cuesta menos que en el conjunto de país: Bilbao, Murcia, Zaragoza, Las Palmas de Gran Canaria, Córdoba y Málaga”, apuntan los responsables del estudio.

Otro gasto a tener en cuenta es el de trasladar a los fallecidos desde el lugar en el que perecieron hasta el sitio en el que deseaban pasar el resto de sus días. De esta forma, el análisis desvela que lo más habitual es que el traslado de un cadáver dentro el territorio nacional conlleve un pago de 424 euros. En el caso de que haya que repatriar un cuerpo desde un país extranjero, la cantidad aumenta considerablemente, ya que el coste medio es de 5.987 euros.

¿Qué coste tiene un entierro para las compañías aseguradoras?

Finalmente, el estudio también ha investigado qué supone económicamente para las compañías aseguradoras cada sepelio. “La referencia de partida es la suma asegurada”, apuntan. “En el seguro de decesos, la suma asegurada se identifica con el coste esperado del sepelio. El seguro, como es bien sabido, es un producto que cobra una cantidad predeterminada por sus servicios y, si incurre en costes superiores a los esperados, no puede ajustar dicho desequilibrio requiriendo más dinero del cliente”.

Los resultados señalan a que algo menos del 44 % de los percances del seguro de decesos se queda por debajo del coste teórico del entierro. “En estos casos, la aseguradora reembolsa la diferencia a sus clientes hasta alcanzar la suma asegurada”, explican desde Estamos Seguros. Existe también un 16 % de los sepelios cuyo coste se coloca “exactamente en el nivel cubierto”. La suma de ambos llega al 60 % de los siniestros, en el 40 % de los casos restante “los costes rebasan lo previsto inicialmente por las compañías aseguradoras”. “Tanto si el sepelio se sitúa dentro de los márgenes esperados por la entidad como si los rebasa, la aseguradora corre con el coste de todos los servicios especificados en el contrato”, subrayan.