Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Tráfico en Barcelona, en imagen de archivo / EP

La micromovilidad, clave para descongestionar el tráfico en las grandes ciudades

El Instituto Coordenadas de Gobernanza y Economía Aplicada aporta soluciones alternativas a los desplazamientos en coche

4 min

El Instituto Coordenadas de Gobernanza y Economía Aplicada ha propuesto que la micromovilidad se convierta en la "pieza esencial" para resolver los problemas de transporte en las grandes ciudades.

Según un análisis del think tank, esta modalidad "ha dejado de ser una alternativa para solucionar problemas puntuales de congestión de tráfico y convertirse en elemento que definirá y dinamizará la vida en las ciudades en el futuro próximo".

Movilidad en las macrociudades

Los expertos señalan que para 2030 se espera que las áreas urbanas con más de diez millones de habitantes aumenten de las 30 actuales a más de 40 en todo el mundo. Al final de ese periodo, se estima que aproximadamente el 65% de la población mundial viva en ciudades.

​En este contexto, la micromovilidad "podría resolver muchas situaciones conflictivas" porque contribuye a reducir "la cantidad de automóviles en las calles, disminuye la huella ambiental y proporciona modelos adecuados de transporte individual, a la vez que permite el desarrollo de iniciativas rentables desde el punto de vista económico".

Imagen de una moto eléctrica y una bicicleta Scoot frente a un crucero en Barcelona / CG

 

 

Imagen de una moto eléctrica y una bicicleta Scoot frente a un crucero en Barcelona / CG

Oportunidades de negocio

Alrededor del 60% de los viajes en automóvil en la Unión Europea, China y EEUU tienen un recorrido inferior a ocho kilómetros y podrían beneficiarse de las soluciones de micromovilidad, según un estudio del Centro McKinsey para la movilidad futura recogido por los expertos del Instituto Coordenadas.

Los analistas señalan dos elementos que impulsan el crecimiento de la micromovilidad. Por un lado, la mayoría de los lanzamientos se hacen en entornos propicios, y por otro la economía de la micromovilidad proporciona "buenas oportunidades de negocio a las empresas". Así lo demuestra el hecho de que inversión para crear una flota de motos eléctricas en una ciudad media tiene un coste de menos de 400 euros por vehículo.

El ejemplo de Lime y Reby

Los modelos más reconocidos son Lime en Estados Unidos, con operaciones en más de 40 ciudades, y Reby en el sur de Europa, con una sólida implantación en diversas ciudades, entre las que destacan Barcelona, Zaragoza, Gijón, Bérgamo o Nápoles. El Instituto destaca que son "compañías responsables con el hábitat urbano en todos sus ámbitos, en contraste con otros operadores con planteamientos especulativos en un entorno alegal y/o de mercadeo de licencias".

El vicepresidente ejecutivo del Instituto Coordenadas, Jesús Sánchez Lambas, ratificó este diagnóstico convencido de que “las soluciones de micromovilidad tienen que incorporarse a cualquier diseño de desarrollo urbano presente y futuro" porque el modelo urbano actual "ha colapsado y necesitamos soluciones innovadoras que permitan la movilidad urbana de forma segura y económicamente viable”.