Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El vigilante de seguridad de FGC que fue agredido por un menor / CEDIDA

Un menor golpea y amenaza con "rajar" a un vigilante de FGC

El joven, que viajaba sin billete y sin mascarilla, reaccionó de forma violenta cuando el trabajador le solicitó que se bajara del tren

3 min

Nueva agresión a un vigilante de Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC). Un menor bajo los efectos del alcohol y las drogas ha golpeado y amenazado a un trabajador a primera hora de este domingo. 

Los hechos sucedieron sobre las seis de la mañana, cuando el vigilante de seguridad se subió a un tren en la estación de Igualada en dirección a Martorell. Dentro del convoy observó que un joven no llevaba la mascarilla puesta, de uso obligatorio en el transporte público. Tras comprobar que tampoco tenía billete, el vigilante le comunicó que debía bajarse en la siguiente estación, la de la Pobla de Claramunt

Amenazó con "rajarlo"

El joven reaccionó de forma violenta y comenzó a insultar y a amenazar al vigilante. Según el testimonio de la víctima, el chico se refirió a él como "hijo de puta" y "cabrón" y amenazó con llamar a varios de sus familiares para que le "partieran la cara" y le dieran "una puñalada". 

Cuando el tren llegó a la estación de la Pobla de Claramunt, el vigilante abrió la puerta del convoy y le pidió que se bajara, momento en el que el joven le propinó un fuerte puñetazo en el ojo derecho mientras amenazaba con que su familia volvería para "rajarlo"

Trasladado a una comisaría

Los vigilantes consiguieron reducir al autor de esta agresión hasta la llegada de los Mossos d'Esquadra, que procedieron a su identificación y traslado a la comisaría de Igualada a efectos de comunicarle los hechos a los padres y que estos lo recogieran en las dependencias policiales. 

A finales de mayo, en la estación de Igualada, otro joven apuñaló por la espalda a un vigilante de seguridad por unos hechos similares. El agresor había sido expulsado del andén al no llevar billete, según confirmó a este medio ADN Sindical, y esperó a un descuido del profesional para atacarle. Antes se había encarado también con el personal de estación.