Menú Buscar
Imagen de la operación contra el narcotrafico en Girona / ADUANAS

El clan de 'los Cortés', viejos conocidos de la policía

Juan, uno de los integrantes del grupo de narcotraficantes, está en la cárcel por maltratador y ante la sospecha de que pudo quemar vivo al padre de su exnovia

25.04.2018 00:00 h.
2 min

Juan Cortés, de 27 años. Vecino de Santa Perpètua de Mogoda, Barcelona. Miembro de un clan familiar que aglutina a decenas de miembros entre Barcelona y distintas poblaciones de Girona.

Se le podía ver a menudo “cargado de colorao” (oro, en el argot de la etnia gitana) y a bordo de coches deportivos de lujo con los que se hacía notar en los bares y discotecas de la comarca.

Cortés marcaba su terreno. Tenía su propia cohorte de seguidores y de amigos íntimos con los que hacía y deshacía lo que le encargaban sus mayores.

Familia de narcos

Los familiares de Juan (al menos algunos de ellos) están imputados en diversas causas por narcotráfico, especialmente por el cultivo y venta de marihuana.

La Audiencia Provincial de Girona ha acogido recientemente el inicio de una vista oral contra ese clan y sus relaciones con otra organización familiar dedicada al narcotráfico: los Capirote.

Según los Mossos d'Esquadra estos dos clanes abarcan el 70% de la distribución al detalle de marihuana en la zona costera comprendida entre Barcelona y Girona.

Por encima de la ley

Juan Cortés se jactaba de ello ante quien quería escucharle. Para él ser miembro del clan era una señal de identidad y prestigio.

Cortés está en la cárcel por maltratador y ante la sospecha de que pudo quemar vivo al padre de su exnovia, Juan Pita​ cuando ésta se negó a retomar la relación con él.