Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Jordi Cornet, expresidente del CZFB / EP

Cornet o el mejor PP, en el momento Sánchez-Camacho

El dirigente fallecido de forma prematura formó parte del equipo que consiguió la mayor representación en Cataluña

6 min

La desaparición de Jordi Cornet, a los 56 años, evoca al PP del pasado, un partido en crecimiento, comandado por Alicia Sánchez-Camacho, que tocó el cielo en los comicios autonómicos de 2010, aunque, ya entonces, era percibido en Cataluña como una formación perdedora. Las cosas cambiaron a peor hasta alcanzar el reciente descalabro del 14-F. Cornet, un cuadro consolidado de los populares en Cataluña entró sin proponérselo en la escudería de Josep Piqué, el ex ministro de Exteriores de Aznar, que en aquel momento fue enviado de regreso a Cataluña para frenar la pérdida de peso de su partido y desbaratar el secesionismo cobijado por la batalla del Estatut, en los últimos compases de Pasqual Maragall.

Piqué se adueñó de la herencia de Alejo Vidal-Quadras para remodelarla, cuando el Pacto del Majestic (1996) entre Pujol y Aznar era ya un canto de cisne, preludio del desafío soberanista. Una de las condiciones impuestas en aquel pacto por el entonces honorable president Pujol fue el fin de la línea Vidal-Quadras, a la que Aznar no puso ningún impedimento, a cambio de acabar con la oscura financiación del partido conservador en Cataluña, normalizada de los años ochenta por el brazo autonómico de la antigua AP de Manuel Fraga. Así se acunó el turno de Piqué en Cataluña, después de las dos legislaturas de Aznar y tras la llegada de José Luis Rodríguez Zapatero a Moncloa (2004). Pique no consiguió doblegar el impulso soberanista, que entonces estaba en ciernes, y le pasó el testigo a Sánchez-Camacho.

Fue en aquel entorno, cuando se desveló la influencia de Jordi Cornet, tras su paso por el Ayuntamiento de Barcelona como concejal popular desde 1995 hasta 2010, en un consistorio en el que ejerció de portavoz de su grupo. Entre 2003 y 2010 también fue diputado provincial en la Diputación de Barcelona y antes, había desempeñado la gerencia de la formación conservadora durante un lustro, entre 1991 y 1996. A lo largo de su carrera, Cornet ha mostrado sobradamente su compromiso con la disciplina de partido. Asumió las campañas electorales del PP, tanto autonómicas (1995), como generales (1996) y municipales (1999).

Salió elegido diputado en Parlament en 2010 como número dos de la lista de Alicia Sánchez-Camacho; el PP sacó 18 escaños, lo que supuso más del 12% de los votos, el mejor resultado electoral en Catalunya. Se convirtió en la tercera fuerza de la Cámara catalana, lo que le valió a Cornet un puesto en la Mesa del Parlament. Desde aquel momento, la caída del PP catalán ha sido incesante hasta a verse reducida en los últimos comicios: tres diputados y 3,8% del voto. 

Después del espejismo de 2010, Cornet alcanzó el punto dulce de su carrera pública al ser nombrado, dos años más tarde, por Mariano Rajoy en el cargo de Delegado del Gobierno en el Consorcio  la Zona Franca (CZF), una de las instancias de gestión logística con mayor proyección que, en gran medida, dependen de Madrid, como el Puerto de Barcelona o el Aeropuerto de El Prat. El dirigente prematuramente fallecido ahora a causa de un cáncer ha tenido siempre fama de buen gestor. Era licenciado en Ciencias Empresariales por la UB y máster de dirección en la prestigiosa escuela de negocios, IESE.

Estando en la cúspide del CZF, a Cornet le llegó el momento de suceder a Enrique Lacalle en la presidencia del Barcelona Meeting Point, la muestra convertida en una cita inexcusable para el sector inmobiliario, en toda Europa. Por su disposición estratégica como salón internacional, el Meeting Point ha ido creciendo enteros desde su fundación --superando a Construmat, la feria del sector de la construcción-- hasta el punto de que hoy comparte méritos junto a eventos como el MWC o el recuperado Salón Internacional del Automóvil. A pesar de la crisis financiera de 2008 y sus secuelas o del año de la pandemia, el Meeting de Lacalle y Cornet ha sabido mantener el tipo en medio de un desierto asolado por ambos azotes.

Cornet será despedido este domingo a las 10 de la mañana en una misa en la Basílica de Nuestra Señora de Mercè de Barcelona. La capilla aridiente estará situada en el tanatorio de Sant Cugat del Vallès ​(Barcelona) y se abrirá este viernes a las 18 horas.