Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Cada vez hay más parejas en España con problemas de fertilidad / EP

Infertilidad: la cara y la cruz de la reproducción asistida

Alrededor de 800.000 parejas sufren problemas de fertilidad en España

10 min

Cada vez hay más parejas en España con problemas de fertilidad. Pese a los avances en reproducción asistida, los procesos son duros, largos y en ocasiones sin los resultados esperados. Por el Día Mundial de la Infertilidad, hablamos con las caras visibles de la reproducción asistida.

“Volví de mi luna de miel, me quité el DIU y pensé que quedarme embarazada sería coser y cantar. Al año y medio de infructuosa búsqueda, de negativo tras negativo, mi vida era un drama. Todo el mundo me preguntaba que para cuándo los niños; yo tiraba balones fuera: “todavía tenemos tiempo”, “ya buscaremos más adelante, somos jóvenes”. Nadie sabía, sin embargo, por lo que estábamos pasando, ni siquiera nuestra propia familia”.

800.000 parejas en España

La que habla es Andrea Castillo, más conocida en redes como @mamadelnorte, en las que cuenta con más de 143.000 seguidores. Como el nombre de su perfil indica, logró ser madre: tiene dos mellizos, Jon y Teo, y a Nel, que llegó dos años y medio después que sus hermanos. La búsqueda de un primer embarazo, no obstante, no fue sencilla. Andrea y su marido, Jesús, @aitadelnorte, son una de las 800.000 parejas que en España sufren problemas de fertilidad.

“La búsqueda de embarazo se convirtió en algo durísimo”, recuerda emocionada esta madre asturiana afincada en Cantabria. “Además de lo duro que es psicológicamente, el sexo se había convertido en una especie de obligación, pensando sólo en lograr el embarazo. Hasta que nos pusimos en manos de la reproducción asistida”, añade. Castillo destaca la profesionalidad del gran equipo médico que les atendió: “hicieron magia. Tanto el doctor que me llevaba como el equipo de biólogos son excelentes profesionales y les estoy eternamente agradecida”.

La importancia del equipo de profesionales

Y es que rodearse de un buen equipo de profesionales, que además sea “multidisciplinar es fundamental, pues el tratamiento de la infertilidad tiene muchas aristas: ginecólogos, urólogos, genetistas, embriólogos, enfermeras, psicólogos. Es importante que todos ellos tengan una clara formación en el campo de la Reproducción Humana para conseguir los mejores resultados”, sostiene el doctor Antonio Requena, director médico de IVI.

Entre las causas más destacadas de infertilidad, está la edad. “Desde hace años, la edad de la paciente es una causa importante, pues por encima de los 37 comienza a disminuir la fertilidad y a partir de los 40 esto es un hecho importante, y cada vez tenemos más pacientes por encima de esa edad. También por disminución de calidad del semen, posiblemente, en este caso, por factores ambientales”, señalan desde IVI.

Tratamiento de reproducción asistida en el centro de Dexeus Mujer en Barcelona / DEXEUS
Tratamiento de reproducción asistida en el centro de Dexeus Mujer en Barcelona / DEXEUS

Los imposibles de la reproducción asistida

A pesar de los múltiples avances en las últimas dos décadas en cuanto a reproducción asistida, y aunque ya se trabaja, con resultados prometedores a corto plazo, en el rejuvenecimiento ovárico, todavía hay imposibles que la medicina y sus grandes profesionales no han podido solucionar.

“Hoy en día no conseguimos llegar al 100% de tasa de gestación por embrión transferido, posiblemente porque hay aún factores que desconocemos sobre la implantación”, lamenta el Doctor Requena.

Embarazos sorpresa tras disminuir el estrés

Si bien hay casos de infertilidad especialmente complejos, el director médico de IVI reconoce que “es raro que tengamos una pareja con una esterilidad absoluta (por ejemplo, porque en la mujer no funcionen sus ovarios o el varón no tenga espermatozoides en el semen). El resto son parejas con una disminución de su fertilidad, lo cual no significa que en un momento determinado no puedan tener un embrión que de forma natural implante y dé lugar a un embarazo evolutivo. Es cierto que, en ocasiones, el disminuir el estrés de la pareja, puede favorecer esto o hay casos como mujeres con endometriosis que tras su primera gestación han podido mejorar el problema que les causaba su infertilidad”.

Pese a que tras el nacimiento de sus mellizos Andrea y Jesús no daban un duro por lograr un embarazo espontáneo, lo lograron y no sólo una vez. “A los 11 meses de nacer Jon y Teo me quedé embarazada, aunque fue un embarazo ectópico. Un año después, un 31 de diciembre, saliendo de hacer unas últimas compras para la cena de noche vieja, me mareé. Al echar cuentas y ver que tenía un leve retraso, me fui directa a la farmacia a comprar una prueba de embarazo. Al llegar a casa, positivo. Justo 8 meses después llegó Nel".

Una mujer embarazada / PIXABAY
Una mujer embarazada / PIXABAY

Proceso de duelo

Marian Cisterna inició la búsqueda de embarazo en 2009. Dos años después, con el runrún de que algo no iba bien, acabó, como Andrea Castillo y su marido, Jesús, en una clínica de fertilidad. Allí, “tras un nuevo giro de guión y en mitad del proceso de fertilidad, en 2013 me diagnosticaron esclerosis múltiple. Aunque logré quedarme embarazada, a los 3 meses perdí a mi bebé. Actualmente los tratamientos de fertilidad en pacientes con enfermedades inmunológicas están super controlados y no presentan mayor complicación, pero hace casi una década no había demasiados estudios sobre esto, así que tras el aborto mi marido y yo decidimos poner punto final a esta aventura porque mi salud estaba seriamente comprometida”, explica Cisterna.  

Pero no siempre los planes salen como inicialmente se espera y los sueños a veces se transforman. Para Marian, ver como la familia que siempre había imaginado que tendría se difuminaba fue duro. “Lo acepté, pero para ello tuve que pasar por un proceso de duelo. En este punto es fundamental contar con un buen acompañamiento psicológico, pero no sólo al final del camino cuando el desenlace es éste.  Siempre aconsejo contar con un buen profesional de psicología que esté familiarizado con los procesos de fertilidad desde el principio.  Desde luego todas las herramientas que un especialista te facilita son indispensables para descargar peso de la mochila”. De todo el proceso nació un libro, “No tires la toalla: hazte un bonito turbante” (Mira editores) y Grupo de Apoyo Hello, con los que Marian ha conseguido ayudar a miles de familias en procesos de fertilidad en todo el mundo. “Saber que toda la inversión de tiempo, ganas y pasión dan como resultado que otras personas se sientan mejor, le ha dado un sentido a toda mi historia”, afirma Cisterna, que recientemente ha publicado su segundo libro, “Cuando todo haga boom quiero estar contigo” (Mira editores).

Familia pasando tiempo en bicicleta / PEXELS
Una familia pasa tiempo juntos / PEXELS

¿Valió la pena todo el proceso? Si pudieses volver atrás, ¿volverías a intentarlo? Responde Marián Cisterna. “Por supuesto.  ¿Qué no haríamos cualquier madre o padre por nuestros hijos? A los pacientes que luchan por su maternidad/paternidad cada día les mueve el amor infinito que se siente por los hijos... incluso antes de conocerlos.  Sin duda, si pudiera, si mi salud me lo hubiera permitido, esta historia hubiera durado un poquito más... tal vez con otro final, nunca lo sabré. Sea como sea, éste, el que me ha tocado, también tiene su sentido. Chloé y Nicolás, los hijos que no tuve, están en mi corazón, envueltos en todo el amor que tenía reservado para ellos.  Y es, precisamente, ese amor el que pongo cada día en ayudar a otros pacientes”.