Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Ramon Cunillera, gerente del Hospital de Mataró, durante una visita oficial / TWITTER

El Hospital de Mataró engrosa su cúpula pese a estar en quiebra técnica

El centro sanitario nombra a otro cargo de alta dirección aunque está intervenido por el CatSalut y arrastra pérdidas recurrentes de 62 millones

3 min

El Hospital de Mataró amplía su dirección pese a que está en quiebra técnica. El Consorci Sanitari del Maresme (CSdM) ha nombrado a un nuevo director de operaciones reportando al gerente pese a que está intervenido por el Servicio Catalán de Salud (CatSalut) y suma pérdidas recurrentes de 62 millones de euros. 

Lo ha denunciado Catac, mayoritario en el Consorci, que ha precisado que la dirección ha nombrado a David Barrachina como director de operaciones, por debajo en el organigrama de Ramon Cunillera. El nuevo puesto directivo se suma a otros de menor calado, como el nombramiento de Josep María Ibáñez como nuevo director médico, un nuevo director asistencial --antes lo era Ibáñez-- o la creación de un jefe de formación, una larga reivindicación sindical. 

"Más sueldos de alta dirección"

Desde la parte social, sin entrar a valorar la gestión de las personas concretas, lamentan que un nuevo cargo "signifique un nuevo sueldo de alta dirección". 

Hay más. Alertan desde Catac que los cambios "no han sido comunicados al Consejo Rector, que debería haber sido informado". Por ello creen que el equipo de Cunillera ha acometido ahora las modificaciones en el organigrama, cuando ERC y Junts negocian quién se quedará --si hay pacto de Govern, lo que no está claro-- el Departamento de Salud. 

Desastre financiero

Las críticas de los sindicatos a los cambios, necesarios o no, pueden tener fundamento, pero lo factual es que llegan en una catastrófica situación financiera. Lo revelan las últimas cuentas anuales del Consorci de Salud del Maresme, que afloran pérdidas acumuladas de 62 millones de euros en los últimos años, pese a que el grupo sanitario está intervenido por el CatSalut desde 2015. Como avanzó este medio, las cifras del Hospital de Mataró, cabecera del Consorci, serían causa de disolución si el conglomerado fuera una mercantil. 

A este respecto, cabe recordar que el CatSalut ha salvado la cara a esta empresa sanitaria y a otras revisando los consorcios sanitarios de 2020. Ha rebajado los umbrales mínimos de actividad para pagar los conciertos, lo que ha aliviado la estresada tesorería de algunos proveedores concertados de salud. Para el Hospital de Mataró, concretamente, ello significará cerrar en equilibrio