Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen del área de piscina del Centro Penitenciario de Lledoners / Cedida

El Govern sopesa trasladar a las mujeres presas a Lledoners a la espera de la Zona Franca

La cárcel se prepara para acoger a las condenadas, cuyo destino final sería la nueva prisión de Barcelona que debería estar construida en 2027

7 min

El Govern sopesa mover a las mujeres condenadas en Cataluña al centro penitenciario de Lledoners. Se trataría de un destino provisional donde las reculsas habitarían a la espera de que termine la construcción de la cárcel femenina de la Zona Franca de Barcelona, prevista para 2027.

La Consejería de Justicia aún no ha dado ninguna orden en este sentido. Sí ha empezado a estudiar la alternativa, que afectaría a un centenar largo de reclusas, cuestión que los portavoces del departamento niegan de forma oficial. 

Centro penitenciario de Brians 1, donde el religioso practicó un exorcismo a una presa / EUROPA PRESS
Centro penitenciario de Brians 1 / EUROPA PRESS

Plazo hasta finales de año

Fuentes conocedoras del proceso detallan que "se concretará en torno a finales de año". Será entonces cuando la consejería liderada por Lourdes Ciuró (JxCat) decida si mueva ficha o no. 

Las internas están ahora en el Centro Penitenciario de Brians 1 y se reubicarían a Lledoners por "motivos operativos". El estudio del cambio se lleva a cabo con discreción en el departamento, agregan las mismas voces, aunque el recinto de Sant Joan de Vilatorrada ya está informado y participa en el análisis.

Sin adjudicar

Si se confirma, el traslado masivo significaría que Justicia trata de dignificar de forma temporal la situación de las presas condenadas. La Generalitat tiene que ejecutar la construcción del CP Dones de la Zona Franca, que albergará a las reclusas las condenadas y a las preventivas, que ahora residen en el CP Wad-Ras situado en la Vila Olímpica de la capital catalana. 

El Govern avanzó que el penal de la Zona Franca se elevará con "perspectiva de género" para acomodar a la población reclusa femenina. Tiene que estar listo en 2027, aunque desde el sector se pone en duda el calendario porque Justicia aún no ha licitado todo el proyecto. Desde el Departamento insisten en que todo se mantiene sin alteraciones. Con todo, la consejería solo ha adjudicado los trabajos para dar forma al nuevo centro de régimen abierto --el de reos preventivos-- a FCC y una UTE que forman Elecnor y Sogesa. 

Justicia niega movimientos

De la cárcel de mujeres, pues, no ha arrancado ni el concurso público que debe llevar a su construcción. Lledoners sería una alternativa por si finalmente se tiene que ganar más tiempo para la edificación. Las presas condenadas están en su mayoría en Brians 1, en Sant Esteve Sesrovires (Barcelona). 

Desde el ámbito penitenciario dan por hecho que existe un estudio del traslado por los movimientos de todas las partes implicadas. "Ya hubo anteriores cambios de ubicaciones de presos que fueron desmentidos y que, sin embargo, han existido", insisten las fuentes consultadas. Enfatizan que estos procesos se llevan a cabo con suma discreción y que siempre se intenta mantener el perfil bajo por su naturaleza, ya que se trata de delincuentes con delitos probados.  

"No es la solución"

Añaden que, en el caso de sustentarse, la reubicación de las condenadas a Lledoners "no significará ninguna mejora" para ellas. Si bien Brians 1 es una cárcel mixta, "también lo es Sant Joan de Vilatorrada, aunque allí tendrán dos o tres módulos". Asimismo, dudan sobre la "compatibilidad de compaginar los traslados infantiles de hijos de presas, que tiene que vigilar la DGAIA, con la mayor distancia que separa esa cárcel de Barcelona y su entorno". 

La consellera de Justicia de la Generalitat, Lourdes Ciuró, en el pleno del Parlament / EUROPA PRESS
La consellera de Justicia de la Generalitat, Lourdes Ciuró, en un pleno del Parlament / EUROPA PRESS

Sí que reconocen que habría una pequeña mejora operativa. Se contraprondría, no obstante, la "presión social" para dar un mejor tratamiento penitenciario a las reclusas, sobre todo tras el paso por prisión de dos de ellas por su papel en el procés: la exconsellera Dolors Bassa y la expresidenta del Parlament, Carme Forcadell. "Sus declaraciones públicas han puesto al sistema en la diana por carecer de visión de género", reconocen desde el sector. 

Retraso

El trasfondo de este movimiento esconde los diversos retrasos que ha sufrido la doble operación para construir dos cárceles para presos preventivos y mujeres en la Zona Franca de Barcelona. Los dos inmuebles deberían estar listos para recibir a los primeros inquilinos entre 2025 y 2027 e implicará el cierre de Wad-Ras y del Abierto de Barcelona, la conocida como Trinitat Vella. Entre las dos albergan a unos 600 reclusos, que han visto como se demoraba la fecha de clausura de los penales y se retrasaba el doble proyecto de reubicación. 

El primer proyecto ya está licitado por 36 millones de euros, pero el segundo, que cuesta 65 millones, no. La doble obra ha sido apoyada por el Ayuntamiento de Barcelona, que persigue sacar las cárceles del tejido urbano. La Generalitat comparte esta decisión, que también implica dignificar la vida de la población reclusa (se trata de edificios viejos con carencias). Máxime, desde que cerró La Modelo en 2017. En aquel momento, los presos preventivos de la histórica prisión pasaron, sobre todo, a Brians 1.