Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un tren de la red de Ferrocarrils de la Generalitat (FGC) en una estación de Cataluña / EUROPAPRESS

Telegram o radiotelefonía: caos en la comunicación de incidencias de los maquinistas de FGC

Los conductores deben informar de las afectaciones al puesto de mando a través de la emisora, un recordatorio que la operadora catalana realiza poco después del accidente mortal en Sant Boi

6 min

Ferrocarrils de la Generalitat (FGC) ha vuelto a sufrir una fisura en sus comunicaciones. Los maquinistas notificaban la mayoría de las incidencias en las infraestructuras a través de un canal oficial de Telegram, como marcaba la operativa, pero ahora la empresa pública que dirige Marta Subirà ha alertado de que este tipo de averías deberán hacerse por el cauce tradicional: la radiotelefonía ferroviaria.

El recordatorio que ha enviado el jefe de sala de este grupo de Telegram es “un aviso periódico y no tiene relación con el accidente en Sant Boi de Llobregat”, aseguran fuentes de FGC. Sin embargo, la mayoría de sindicatos, especialmente los minoritarios Semaf y CGT --con cinco y dos representantes, respectivamente, sobre el total de 66--, mantienen que este protocolo “lo han establecido ahora”. Es decir, tras filtrarse que existían notificaciones del fallo en la línea que une Barcelona, Baix Llobregat y Anoia. 

Trenes accidentados entre Sant Boi de Llobregat y Molí Nou / EUROPA PRESS
Trenes accidentados entre Sant Boi de Llobregat y Molí Nou / EUROPA PRESS

Afectaciones de seguridad

“Telegram lo utilizamos como herramienta para comunicar anomalías que no afectan a la circulación”, aseguran fuentes de UGT a este medio. En este grupo se incluyen las que no impactan en la seguridad inmediata y existe un margen de varios días para arreglarlas. Por el contrario, las que deben ser solucionadas sin mayor dilación para prevenir siniestros como el del pasado 16 de mayo en Sant Boi se registran a través de la radiotelefonía del convoy al puesto de mando de Ferrocarrils en Rubí (Barcelona).

“Nadie ha prohibido utilizar el grupo, solo se ha recordado que si existe un posible riesgo, como un animal o un árbol en las vías, se informe a través de la emisora”, apuntan las mismas voces. CCOO coincide con sus compañeros de UGT, aunque ha recomendado a sus afiliados que “informen tanto por Telegram como por radiotelefonía” para dar “más amplitud” a las afectaciones que se puedan producir en las diferentes líneas que gestiona la operadora catalana.

Miedo a las filtraciones

La presidenta de FGC, Marta Subirà, indignó a la mayoría de fuerzas sindicales ferroviarias al calificar el accidente mortal de la ciudad metropolitana barcelonesa de “muy pequeño”, a pesar del deceso de un maquinista en el choque con un convoy de mercancías. Pero el mensaje recordatorio ha desestabilizado todavía más las aclaraciones de la dirigente, que topan con las réplicas de los trabajadores. Lo ven como “una forma de homogeneizar y cifrar” el mensaje para evitar filtraciones.

Estación de FGC de plaza Cataluña, que es el punto de inicio de la línea Barcelona-Vallès / FGC
Estación de FGC de plaza Cataluña, punto de inicio de la línea Barcelona-Vallès / FGC

Todos los compañeros nos alertaron de que había un problema en esa zona”, explican fuentes de Semaf en referencia al siniestro. No son los únicos, otras organizaciones aseguran haber avisado de un “bache” cerca del lugar de accidente que se investiga como posible causa del descarrilamiento de parte del convoy de mercancías. Toda esta información ha salido a la luz y no por los canales oficiales de comunicación de FGC. Algunos trabajadores apuntan que la operadora catalana podría tomado la decisión de recordar ahora los canales de comunicación de incidencias para evitar que se repita esta situación.

En cuanto a los avisos por radiofrecuencia, los portavoces del sector de CGT reconocen que "es cierto que, aunque sea un sistema básico y algo anticuado, es más seguro y cuenta con un cifrado especial”.

Dudas de protocolo

Ferrocarrils remarca que “no se ha cambiado el protocolo de actuación” y que “cada cierto tiempo se hacen estos recordatorios” a los maquinistas por el canal oficial de Telegram. Pero Semaf y CGT enmiendan esta declaración. El primer sindicato asevera que la operadora “ha alertado de que se ha de priorizar la emisora, lo que implica un cambio de plan de actuación después del accidente y no sabemos por qué”. La segunda organización, además, explica que muchos de estos avisos se “realizan por teléfono” antes que por radiotelefonía ferroviaria, dado que “muchas veces es más rápido para comunicar con el puesto de mando”.

Este caos de comunicación y la aplicación del protocolo para informar de las averías ha creado un cierto malestar entre los maquinistas. El recordatorio llega poco después del choque de trenes en Sant Boi y de la polémica sobre la prevención y gestión realizada por FGC. Subirà admitió que tenían constancia de un aviso de un fallo en el lugar del accidente de pocos días antes del choque y los trabajadores manifiestan que alertaron del mal estado de la vía con anterioridad. La desconfianza entre las partes genera problemas en el operador ferroviario de la Generalitat.