Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Helena durante una excursión de la UES en Prades / FAMILIA JUBANY

La familia de Helena Jubany aporta nuevas pruebas para reabrir el caso

La joven fue asesinada en diciembre de 2001 pero la causa se cerró tras el suicidio en prisión de una de las sospechosas

3 min

La reapertura de la causa por el crimen de Helena Jubany está ya en los juzgados de Sabadell. La familia de la joven asesinada en la ciudad vallesana en 2001 ha aportado nuevas pruebas que "cuestionan de raíz" las declaraciones que hicieron los testigos hace 19 años. Y es, según el abogado de la familia, Benet Salellas, las pesquisas recabadas "derriban" la coartada de Santi Laiglesia, uno de los principales sospechosos del crimen.

Por su parte, Joan Jubany, hermano de la víctima, ha celebrado que exista una posibilidad de reabrir la causa tras la presión mediática que ha permitido "romper el silencio" sobre el crimen. Así lo avanzó a Crónica Global María Argudo, portavoz de la plataforma de apoyo a la familia, cuando señaló que muchos vecinos habían perdido el medio y se habían volcado con el entorno de Helena para aportar "información muy importante" para esclarecer las causas de la muerte de Helena

20 años del crimen

Aunque en unos meses se cumplirán 20 años del crimen, la familia está convencida de que esta vez se hará justicia. Durante estas dos décadas, el entorno de la joven ha criticado que la investigación que se realizó del suceso contó con una instrucción plagada de errores que llevó al sobreseimiento del caso cuatro años después, tras el suicidio en prisión de una de las sospechosas, Montserrat Careta. Su entonces pareja, Laiglesia, nunca llegó a ser detenida pese a ser imputada.

El entorno de Helena asegura ahora que gracias a las nuevas pruebas aportadas hay “muchos hilos de los que tirar”. Si no consiguiesen reabrir el caso, este prescribirá en 2021. “El sobreseimiento se decretó en 2005, cuando la principal imputada --Careta, pareja de Laiglesia-- se quitó la vida. Había tres sospechosos más, pero no se siguió la pista y el caso se dejó de lado”, recordaba Argudo.

Unió Excursionista de Sabadell

La última vez que vieron con vida a Helena, de 27 años, fue el mediodía del 30 de noviembre de 2001. Dos días más tarde, un vecino localizó el cuerpo sin vida de la joven, desnudo y con varias quemaduras, en el patio interior de un bloque de pisos de la calle Calvet d’Estrella, donde residían dos miembros de la Unió Excursionista de la ciudad --Careta y Laiglesia--, entidad de la que ella también era socia.