Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una médico se protege contra el coronavirus / EE

Un hombre finge ser médico para trabajar en centros sanitarios de Cataluña durante la pandemia

El impostor consiguió dos contratos en un hospital y una clínica privada mediante la falsificación de varios documentos que le acreditaban como profesional de la sanidad

4 min

Los Mossos d'Esquadra han detenido a un hombre que se hizo pasar por médico e incluso ejerció como tal en Cataluña durante la pandemia de coronavirus. El arrestado fue contratado por el Hospital Sant Joan de Déu de Martorell y por una clínica privada catalana durante uno de los momentos con mayor falta de profesionales sanitarios de la pandemia, gracias a la documentación falsificada que presentó en las entrevistas de trabajo. 

El centro sanitario de Barcelona ha reconocido que el hombre llegó a trabajar para él en una guardia de 12 horas en la que incluso firmó el certificado de defunción de un paciente. El hospital le ha denunciado y el acusado de delitos de falsificación de documento público e intrusismo profesional ha sido encarcelado de forma provisional. 

Documentación fotocopiada

Manuel Álvarez, director del Hospital Sant Joan de Déu de Martorell, ha explicado que el joven de 21 años y vecino de Terrassa --aunque nacido en Sabadell-- aportó toda la documentación que le acreditaba como médico en la entrevista. Eso sí, eran documentos fotocopiados. Ha admitido el error en la contratación y, en su defensa, enarbola que se encontraban en una situación límite de personal. "Todo el mundo buscaba médicos", ha señalado Álvarez. 

El falso médico aportó tanto información personal errónea (aseguró tener 31 años) como nóminas de otros centros sanitarios donde, presuntamente, había trabajado. De forma usual, el área de Recursos Humanos del centro sanitario tarda varios días en revisar y certificar toda la documentación presentada por los candidatos, pero esta vez algo faltó. El joven fue contratado y se incorporó a su puesto el día 6: tras ocho horas de formación, inició una guardia de 12 horas en Urgencias.

Nunca trabajó solo

Álvarez ha defendido que este falso sanitario "nunca estuvo solo" y que tampoco "tuvo una actuación clínica que afectase a ningún paciente". Lo que sí llegó a hacer fue prescribir dos medicamentos para pacientes --que el director del Sant Joan de Déu no ha sabido aclarar si llegaron a ser administrados-- y certificar la defunción de uno de los ingresados. 

Poco después de su guardia fue cuando los administrativos del hospital de Martorell encontraron anomalías en una de las fotocopias. Le llamaron por teléfono a su casa al día siguiente y él colgó el teléfono. La reacción activó las alarmas y el centro sanitario avisó a los Mossos d'Esquadra.

Detención y registro

El 8 de abril, dos días después de su guardia, fue detenido en una clínica privada donde también pasaba consulta y los agentes policiales registraron su domicilio con una orden judicial. En ella encontraron material de cuerpos sanitarios y de emergencias, utensilios que usan habitualmente los cuerpos de bomberos, protección civil, de la Cruz Roja, del SAMUR y del Servicio de Emergencias Médicas (SEM) e incluso una emisora de radio.

Los investigadores tratan de reconstruir la vida del joven para saber si ha podido ejercer el intrusismo en un hospital de Madrid que aparecía en la documentación falsificada que entregó en el de Mataró. Tampoco se descarta que haya fingido ser experto en otros menesteres para conseguir trabajos en diferentes sectores.

Destacadas en Vida