Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una sanitaria prepara una habitación de una uci / EFE

Los enfermos graves de coronavirus mejoran su oxigenación si se les trata boca abajo

La OMS ya recomendó esta postura en su momento porque mejora la oxigenación arterial de los pacientes que se encuentran ingresados en la uci

5 min

Colocar boca abajo a los enfermos graves de Covid-19 que ingresan en las ucis por una insuficiencia respiratoria aguda severa y necesitan ventilación mecánica mejora su oxigenación y beneficia su salud.

El doctor Jordi Mancebo, director del Servicio de Medicina Intensiva del Hospital de Sant Pau de Barcelona y uno de los primeros en aplicar esta técnica en España, ha explicado que, en su hospital, el 80% de los pacientes de Covid-19 que están en las ucis son colocados en posición decúbito prono para mejorar la oxigenación arterial.

La OMS lo recomienda

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ya recomendó en marzo acostar boca abajo a los pacientes enfermos de Covid-19, pues al sufrir el síndrome de dificultad respiratoria aguda así podían aminorar su malestar.

En la mayoría de las ucis de los hospitales catalanes y del resto de España también se aplica esta técnica a los pacientes con Síndrome de Distress Respiratorio Agudo (SDRA) severo, al haberse comprobado desde hace años los beneficios que comporta esta posición para la buena evolución de la enfermedad.

Aumenta la cantidad de oxígeno

Esta técnica no invasiva, que lleva realizándose más de una década, ha tomado especial relevancia en los cuidados a pacientes con Covid-19 graves, ya que se consigue una redistribución de la ventilación, enviando más aire al inspirar hacia las zonas dorsales del pulmón y logrando aumentar la cantidad de oxígeno en sangre hasta en un 80%.

“Muchos de los pacientes con coronavirus no están oxigenando bien sus pulmones y eso los daña. Y aunque en los centros médicos les administramos oxígeno, en ocasiones parece no ser suficiente. Y así, lo que hacemos es acostarlos boca abajo para permitir que los pulmones se vuelvan a expandir", explicó entonces en la BBC el profesor de medicina pulmonar y cuidados intensivos de la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, Panagis Galiatsatos. "No es fácil. Se necesitan de cuatro a cinco personas para lograrlo de manera efectiva”, aclaró Galiatsatos.

Por personal cualificado

Además, se ha observado que esta postura corporal no tiene efectos negativos sobre la dinámica de la circulación sanguínea del paciente. Mancebo, experto clínico en insuficiencia respiratoria aguda, ventilación artificial invasiva y no invasiva y apoyo ventilatorio extracorpóreo, ha precisado que el decúbito prono, en cambio, puede estar contraindicado para pacientes estables hemodinámicamente o con el oxígeno en sangre alterado de forma leve.

El cuidado de los pacientes con SDRA que son colocados en decúbito prono debe realizarlo personal de enfermería y fisioterapeutas expertos que trabajen en equipo, ya que los movimientos que se hacen a los enfermos deben estar perfectamente coordinados.

Bajo sedación

Las personas con este síndrome debido al coronavirus suelen estar sedadas, están conectadas a un ventilador mecánico que las ayuda a respirar y también tienen un tubo fino desde la nariz hasta el estómago con el que se les introduce la alimentación especial que las nutre.

Esta delicada situación requiere una organización y planificación de enfermería detallada y efectuada paso a paso, dado que el enfermo debe ser cambiado de posición hacia decúbito supino (acostado boca arriba) o volver a decúbito prono (boca abajo y cabeza de lado), en función de la evolución de su salud.

Una técnica muy beneficiosa

El doctor Mancebo ha indicado que los efectos de la postura de decúbito prono en los enfermos graves de Covid-19 que llegan a las ucis con SDRA son "beneficiosos", especialmente si se usa de forma precoz.

Mientras llega la vacuna, Mancebo ha asegurado que la posición de decúbito prono es favorable a muchos pacientes graves con Covid-19 que precisan ventilación mecánica. "Quiero creer que la distribución de la vacuna se basará en criterios clínicos y que tendrá prioridad la población de riesgo" a la hora de recibirla, ha considerado el doctor de Sant Pau.