Menú Buscar
Una estación donde se realizan las pruebas de Inspección Técnica de Vehículos.

El parque móvil envejece sin que los controles de ITV lo detecten

Pese a que la crisis ha alargado la vida de los coches, la inspección mantiene el mismo porcentaje de suspensos, el 18%, desde hace cuatro años

Redacción
3 min

De los 18 millones de vehículos que se sometieron en 2015 a las pruebas de la ITV, el 18% no las superó en el primer intento. Estas cifras se repiten por cuarto año consecutivo. Desde el 2011, el parque automovilístico español está casi estancado, aunque ha envejecido, tal y como apunta la asociación de entidades que gestionan los centros de inspección, la AECA-ITV.

La crisis económica frenó durante estos últimos años la venta de vehículos nuevos, por lo que los automóviles en uso son cada vez mas antiguos. Esto se traduce en un leve aumento del número de coches, motocicletas y camiones que están obligados a someterse a los exámenes. En el caso de turismos, son los que llegan a los cuatro años de antigüedad. En total, los centros que realizan los controles han pasado de recibir a 17 millones de automóviles en 2012 a 18,75 el año pasado. 

Controles de ITV

Pese al envejecimiento del parque y al ligero aumento de inspecciones, la proporción de vehículos que no supera la ITV a la primera se ha mantenido. En 2012 fue el 18,5%; en las dos campañas siguientes, el 18%; el año pasado, fueron el 18,14% de los vehículos. Esa antigüedad creciente de los automóviles no se refleja, por tanto, en los resultados de las pruebas de la ITV.

El número de vehículos obligados a pasar los controles por su antigüedad sí que aumenta. Las condiciones de los vehículos, cada vez más viejos, se suponen peores, pero los resultados de las pruebas no lo detectan. 

Los problemas más frecuentes

En la temporada pasada, 3,4 millones de unidades no superaron el examen la primera vez que pasaron por las estaciones de la ITV. El incumplimiento de las condiciones mínimas de seguridad y unas emisiones superiores a las permitidas son los dos motivos principales de rechazo, según un comunicado de AECA-ITV. En total, se detectaron 21,89 millones de defectos, 6,17 millones de ellos graves.

Cada vehículo tuvo de media casi dos defectos. Entre los problemas más graves, disfunciones en las luces y la señalización de los vehículos fueron los más comunes. Los neumáticos, las ruedas y los ejes, junto con los frenos siguen la lista de defectos graves detectados. 

227.478 vehículos (el 6,69%) fueron rechazados en segundas o posteriores inspecciones. La entidad alerta del absentismo: entre el 15% y el 20% de vehículos no tienen el certificado de la ITV en vigor. Los que más se escaquean son los ciclomotores, las motocicletas y las furgonetas, entre los cuales la tasa de absentismo es del 40%.