Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Diferentes dotaciones de bomberos y Mossos d'Esquadra trabajan en el incendio del bloque de pisos okupado en Cassà de la Selva / MOSSOS D'ESQUADRA

Los dos muertos en el incendio de Cassà de la Selva eran okupas y tenían la luz pinchada

El fuego se originó en el bloque de pisos de la calle Raval, 51, donde ocho de las doce viviendas estarían okupadas ilegalmente

4 min

Los dos muertos en el incendio de este viernes en un piso de Cassà de la Selva (Girona) eran okupas y tenían la luz pinchada. Las llamas se han originado pasadas las ocho y media de la mañana en la planta baja de un edificio del bloque de pisos situado en la calle Raval, 51 del municipio, un inmueble que lleva varios meses okupado casi en su totalidad: ocho de las 12 viviendas, según explican fuentes municipales a este medio.

Hasta el lugar del incendio se han trasladado a primera hora de esta mañana 10 dotaciones de bomberos, junto a cuatro patrullas de los Mossos d’Esquadra y diferentes vehículos medicalizados del servicio de emergencias. Las llamas han calcinado los bajos del edificio, dejando dos cadáveres y cuatro intoxicados por inhalación de humo. Uno de ellos ha obtenido el alta in situ; los otros tres han recibido atención en el Hospital Santa Caterina de Girona.

Problemas con los vecinos

La vivienda donde se ha producido el incendio estaba okupada desde hacía meses. De hecho, según avanza el Diari de Girona y ha podido confirmar Crónica Global, los vecinos de la calle Raval y sus comerciantes habían recibido amenazas de los inquilinos y, en los últimos tiempos, afirman que se han incrementado los robos en la zona. Las amenazas, explican los habitantes de Cassà de la Selva, eran constantes “sobre todo si se les pregunta qué hacen”. Algunos recuerdan haber sido intimidados con palos, martillos y bates de béisbol.

No obstante, las ocho viviendas del número 51 de la calle Raval del municipio son un punto caliente de drogas. Según explican fuentes municipales a este medio, no se podría saber con exactitud si el piso que ha ardido era el lugar de venta y tráfico de estupefacientes; lo que sí se sabía era que muchos de los okupas realizaban ese tipo de acciones como fuente principal de ingresos. Robert Mundet, alcalde de Cassà de la Selva, aseguró que se sentía “impotente” por no poder actuar y resolver la “situación problemática” que estaban causando en la localidad.

Luz pinchada

Los okupas habían pinchado la luz y, según ha apuntado este mediodía el conseller de Interior, Miquel Sàmper, todo apuntaría a que el incendio se ha originado por “la manipulación de la instalación eléctrica”. Un hecho que ya había sido advertido por el Ayuntamiento de Cassà de la Selva, que hace dos semanas cortó la luz para intentar que las personas que residían en el bloque ilegalmente se marchasen.

El fuego ya está apagado y se ha cobrado la vida de dos personas. Los bomberos han revisado la estructura del edificio, que no ha quedado dañada por las llamas, junto al arquitecto y el aparejador municipal. Los Mossos d’Esquadra han abierto una investigación sobre las causas que han originado el incendio, hasta ahora desconocidas.