Revuelta vecinal contra el dispensario de metadona en una área infantil

Residentes de El Masnou (Barcelona) marcharán este jueves hasta el ayuntamiento para pedir el traslado de un nuevo servicio de drogodependencias

Vista del CAP Ocata y del cartel que llama a los vecinos a la movilización en Ocata, en El Masnou (Barcelona) / CG
14.02.2018 00:00 h.
3 min

Revuelta vecinal contra un nuevo dispensario de metadona una área sanitaria infantil. Residentes de El Masnou (Barcelona) marcharán este jueves por la tarde hasta el ayuntamiento en manifestación para pedir el traslado del servicio de drogodependencias del CAP Ocata, que se estrenará en marzo y que coexistirá con una unidad pediátrica.

Personas que viven en la zona y comerciantes admiten que la nueva unidad es necesaria, pero afean al Instituto Catalán de la Salud (ICS) y al alcalde del municipio, Jaume Oliveras (ERC), que permitan el dispositivo junto a la unidad de psiquiatría infantil --ambas compartirán la segunda planta del CAP Ocata--, ante una guardería y cerca de un club cannábico.

"Necesario, pero no aquí"

La tesis de los organizadores, gente sin filiación política y personas con comercios en la zona, es que el dispensario de metadona es "necesario". Discrepan sin embargo de la ubicación y de su capacidad: recalcan que no sólo atenderá a personas con dependencia del municipio, sino "de Badalona a Vilassar de Mar ".

Vecinos consultados por este medio han recordado que servicios similares ya funcionan en Badalona y en el Hospital de Mataró, aunque en ningún caso se sitúan en áreas residenciales y, mucho menos, a escasos metros de una guardería, una área de psiquiatría infantil y un parque. "La convivencia será difícil. Tanto es así que el presupuesto del servicio de atención a la salud mental, que incluye el dispositivo, prevé un vigilante de seguridad".

"Se llevó con secretismo"

Los vecinos descontentos con la ampliación de la cartera de servicios del CAP Ocata recuerdan que es el ICS el que tiene competencias para gestionar el ambulatorio. "Pero el ayuntamiento cedió los terrenos y no ha informado a la población como debía. Lo llevaron con secretismo, y ello sólo acrecenta los temores", admiten.

Insisten que sólo se informó a la ciudadanía del barrio de Ocata "en una reunión semiclandestina el 18 de diciembre en la sala de plenos del consistorio" y con una reseña en la revista municipal. "El alcalde ha defendido que no le consta el descontento por la instalación del dispensario de metadona. Se equivoca, Si pregunta, verá que las dudas y la oposición son manifiestas en la zona", han remachado.

¿Quiere hacer un comentario?