Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Efectivos de Mossos d'Esquadra durante los disturbios en Barcelona / PABLO MIRANZO

Varios detenidos por los disturbios en plaza Sant Jaume tras una protesta antiCovid

Dispositivo de Mossos d'Esquadra tras una investigación para identificar y localizar a los manifestantes que se enfrentaron a la policía y quemaron contenedores

3 min

Dispositivo de Mossos d'Esquadra este martes para detener a los responsables de los disturbios del pasado 30 de octubre, en la plaza Sant Jaume de Barcelona. Los altercados se produjeron tras una protesta contra las restricciones para frenar la pandemia y se saldaron con violentos enfrentamientos en el centro de la ciudad.

Terminaron con 15 detenidos y 30 heridos, además de con saqueos en algunos comercios. El que mayor transcendencia tomó fue el del Decathlon del casco antiguo de Barcelona, donde un joven robó una bicicleta que luego trató de vender a través de la plataforma Wallapop. Los Mossos le arrestaron poco después.

Contenedores en llamas y ataques a la policía

Durante horas, los alrededores de plaza Sant Jaume se convirtieron en un polvorín. Radicales lanzaron piedras y botellas contra los agentes, prendieron fuego a varios contenedores e incluso el alumbrado navideño, ya desplegado en Via Laietana, comenzó a desprenderse, afectado por las llamas.

Un contenedor arde en el centro de Barcelona durante los disturbios generados tras una manifestación contra las restricciones del Govern / PABLO MIRANZO
Un contenedor arde en el centro de Barcelona durante los disturbios generados tras una manifestación contra las restricciones del Govern / PABLO MIRANZO

Este miércoles, tras una investigación para identificar y localizar a sus autores, la policía catalana ha desplegado un operativo para arrestarlos. Aunque no se sabe con exactitud cuándo concluirá, fuentes del cuerpo confirman que se saldará con varias detenciones.

Extrema derecha y 'hoolingans'

Tras los altercados, el jefe de los Mossos, entonces Eduard Sallent, atribuyó su autoría a adscritos a la extrema derecha y a hoolingans. Es decir, a fanáticos del fútbol. Una teoría que avalarían las pintadas antisemitas que aparecieron en el centro de la capital catalana tras esa noche. 

Eso sí, Sallent también señaló que en los altercados participaron personas que viven en el centro de la capital catalana y que nada tenían que ver con estos "colectivos de naturaleza extremista", ni con las medidas contra la pandemia, y que aprovecharon los desórdenes para llevar a cabo sus "fechorías" saqueando algunas tiendas.

Destacadas en Vida