Menú Buscar
Los Mossos d'Esquadra registran la casa del detenido, donde encontraron 187.860 comprimidos de Rubifen, un tipo de psicotrópico / EUROPAPRESS

Detenido por robar psicotrópicos en su empresa y luego venderlos por internet

El hombre sustraía comprimidos de Rubifen de la empresa farmacéutica donde trabajaba para luego venderlos sin receta médica

2 min

Los Mossos d'Esquadra han detenido a un hombre de Castellbisbal, Barcelona, por presuntamente robar pastillas psicotrópicas de la empresa farmacéutica en la que trabajaba en el Vallès Occidental (Barcelona). Después, las revendía a través de internet en pequeños lotes sin exigir la receta médica necesaria para adquirir este tipo de medicamento. 

El detenido aprovechaba su condición de supervisor del turno de noche para sustraer comprimidos de Rubifen, un psicoestimulante que tiene como principal activo el Medilfedinat.

Parecido a la cocaína

El trabajador se apropiaba de las cápsulas que se descartaban durante el proceso de fabricación por no cumplir con los estándares necesarios. El hombre las recogía de los contenedores donde se desechaban y se las llevaba a su casa, donde las guardaba para luego venderlas por internet. El hombre las agrupaba en lotes de 100 y 200 pastillas, y los compradores eran particulares interesados en adquirirlas sin la receta médica requerida para comprarlas en cualquier farmacia.

Este psicoestimulante tiene unos efectos similares a los de drogas como las anfetaminas o la cocaína, y se utiliza para tratar el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) o la depresión.

Valoradas en 85.000 euros

Los lotes tenían un precio de 70 euros por 100 unidades de 20 mg o de 200 unidades de 10mg, y los enviaba por correo postal a contra reembolso. Con estas ventas, consiguió unos beneficios de 17.000 euros en tan sólo dos meses. 

El hombre fue detenido el pasado 7 de noviembre cuando se disponía a hacer diversos envíos. En su coche particular localizaron varios sobres que contenían un total de 2.030 pastillas. En el registro de su casa, encontraron 187.860 comprimidos más y material para su distribución, que de acuerdo a los precios de venta estarían valoradas en unos 85.000 euros.

Tras pasar a disposición judicial el 9 de noviembre, el juez decretó su ingreso en prisión provisional.