Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Parc Bosc de Figueres / PIXABAY

Descubre los nuevos itinerarios en el Parc Bosc de Figueres

Uno de los principales atractivos de la ciudad se renueva para habilitar distintas zonas de paseo

6 min

El Parc Bosc sigue siendo uno de los principales atractivos para quienes visitan Figueres, la capital del Alt Empordà. Los amantes de la naturaleza tienen otro motivo para perderse en estos parajes porque se han señalizado nuevas rutas.

Entre los atractivos turísticos de Figueres destaca el museo de Dalí, uno de los principales exponentes artísticos del surrealismo. También vale la pena visitar el castillo de San Fernando, la fortaleza más grande de Europa. Sin embargo, la ciudad tiene en el espacio verde del Parc Bosc uno de sus principales iconos.

Vegetación y bosque

El parque está formado por un roquedal poblado en su gran mayoría por vegetación y bosque. Permite pasear con tranquilidad y da a los niños un buen espacio para correr y jugar a la pelota. Articulado principalmente por una avenida amplia en su parte delantera, bajo el nombre de Passeig Nou, es la zona con más cantidad de árboles.

En sus laterales se pueden encontrar otras tres rondas, conocidas como Jacint Verdaguer, Dr. Arolas y del Parc. Una de sus principales características es que fue un espacio huérfano de edificaciones hasta bien entrado el siglo XX. En este sentido, se puede respirar aire puro y pasar un buen día en familia. Su uso se ha intensificado gracias a la apertura de la denominada ruta de Mario.

La nueva ruta de Mario, una de las grandes novedades

En el Parc Bosc también se encuentran algunas de las nuevas rutas en Figueres. En distintos paneles informativos se ofrecen las indicaciones para completar cada una. Uno de los aspectos más característicos es que han sido diseñadas por Mario, un jardinero que lleva más de 35 años trabajando en este lugar.

A través de los ojos de los visitantes es posible rememorar su día a día en estos jardines. Estas nuevas rutas comprenden algunos de los espacios principales de este sitio, empezando por la plaza Isabel Clara Simó. Está dedicada a una de las escritoras, filósofas y periodistas más reconocidas en lengua catalana de los últimos años.

En una de las rutas es posible utilizar las escaleras diseñadas por el arquitecto de Figueres Ricard Giralt, pasar entre cerezos japoneses y descubrir un jardín románico. Generalmente, esta parte del Parc Bosc acostumbra a pasar desapercibida para el gran público. Con estos cambios, y la incorporación de los carteles informativos, se busca hacerlos más visibles.

Un proyecto centenario

Por otro lado, estas novedades también se conectan con algunos de los espacios principales del hábitat natural. De esta forma, cuando se visite se sabrá dónde se encuentran la zona de pícnic, la cafetería y los baños, así como el área infantil. Los niños podrán disfrutar de atracciones para pasarlo en grande. Los mayores también cuentan con una zona de petanca.

Además, estas nuevas rutas aparecen en un proyecto que cumplió 100 años recientemente. Este parque se construyó en 1920, ya que previamente eran terrenos fuera de la población de Figueres. En el primer año de pandemia, en 2020, fue un sitio realmente importante para la comunidad. En especial, cuando en el mes de mayo las autoridades sanitarias permitieron las salidas a pasear o hacer deporte.

En 1915, varios concejales de Figueres decidieron destinarlo a parque público y reunieron los fondos suficientes para poder comprar los terrenos y las fincas adyacentes. El proyecto se encargó a Ricard Giralt. Su inauguración oficial fue en mayo de 1920, coincidiendo con las fiestas locales de la localidad. Enseguida se convirtió en el gran pulmón de la ciudad.

Contaba con más de 40 especies distintas de arbustos y árboles, además de un pozo en su parte alta para aprovechar el agua en el riego de los cultivos. En 1932 se incluyó una lápida que aún se mantiene donde se recuerda a los tres precursores del proyecto: Joaquim Cusí i Fortunet, Marià Pujolà i Vidal y Josep Pichot i Gironès. A mediados de la década de los 50 se ampliaron los terrenos del parque y se construyó un complejo deportivo.

Las dificultades para construir este parque

Cabe señalar que este proyecto siempre ha contado con una fuerte oposición. Cuando el alcalde y sus dos principales concejales lo presentaron en el pleno hubo un gran debate. Se consideraba que no había el presupuesto suficiente para sacarlo adelante y que, además, en Figures ya había varios parques pequeños de estas características.

Sin embargo, el proyecto se hizo realidad y hoy el Parc Bosc es uno de los grandes emblemas de Figueres. Además, con la denominada ruta de Mario se ofrece la oportunidad de entender la evolución de la ciudad a través de este parque.