Menú Buscar
Obras de apuntalamiento en el cementerio de Montjuïc de Barcelona, donde se hundieron 144 sepulturas el año pasado / CG

Badia convence sólo a 20 de las familias afectadas por el desastre de Montjuïc

'Pinchazo' del plan del concejal de Presidencia de Barcelona para comprar con 5.000 euros el silencio de los 144 perjudicados por el derrumbe en el cementerio

4 min

Eloi Badia convence sólo a 20 de las familias afectadas por el desastre de Montjuïc. El plan del concejal de Presidencia, Agua y Energía de Barcelona para acallar a los afectados por el derrumbe del cementerio, que afectó a 144 nichos y restos cadavéricos de 358 personas en septiembre de 2017, ha pinchado. El ayuntamiento ofreció 5.000 euros a cada hogar para evitar demandas. De 144 familias, sólo 20 han firmado.

Según han informado familiares de la catástrofe ocurrida el año pasado, los afectados se dividen en tres grupos. "Los que han firmado la aceptación de restitución, no denunciar y un pago de 5.000 euros; los que Cementiris de Barcelona no está encontrando y nosotros, 14 familias, que presentaremos una denuncia penal", han indicado. Dicha acción legal se debatió en una reunión el miércoles con los abogados José María de Palacio y el bufete Durán&Durán. Se presentará cuando la empresa municipal de camposantos acabe el trabajo de cotejar los restos mortales mezclados con las muestras de ADN tomadas a los allegados.

"Denuncia en configuración"

En conversación con este medio, Miguel Durán confirmó ayer que la denuncia penal se presentará. La acción aún está en vías de configuración, por lo que no se pueden revelar detalles. El prestigioso letrado recalcó los principios que guiarán la senda legal que pretenden recorrer. "La identificación de todos los restos mortales, la restitución a su estado original y la depuración de posibles responsabilidades penales", enumeró el abogado.

E., una de las afectadas, pone más deberes a Badia y a Jordi Valmaña, director general de Cementiris. "Nadie ha salido a pedirnos perdón. Y vemos que en público dicen que tienen guardados todos los restos, cuando tras el hundimiento se utilizó una retroexcavadora. ¿Cuál es la verdad?", inquirió.

"Va para largo"

Además de las contradicciones, el ritmo de los trabajos de Cementiris también exaspera a más de un familiar. José A. lamenta que "esto va para largo" y también discrepa de los métodos de reconocimiento. "Yo tenía un nicho heredado con varias personas. De las que estaban allí enterradas, no pueden reconocer a mi mujer, pues no hay conexión de ADN alguna. Este domingo hará dos años que murió", lamenta el vecino de Badalona.

Cabe recordar que la sociedad municipal que comanda Valmaña ha accedido --contra su voluntad inicial-- a realizar test genéticos identificativos a los restos cadavéricos que guarda mezclados en sus dependencias. La tarea busca recomponer los 358 cuerpos que quedaron mezclados con cascotes y trozos de ataúdes tras el derrumbe del bloque de nichos. Se espera que los trabajos se alarguen hasta después del verano.