Menú Buscar

¿Cuánto cobran realmente las actrices porno?

Es una industria en que las mujeres perciben salarios superiores a los hombres, pero no tan elevados como piensa el común de la gente

30.01.2016 22:30 h.
7 min
La directora de porno alternativo, Erika Lust, y la estrella del porno, Amarna Miller.
La industria X está llena de mitos, uno de los más populares es el salario que perciben los profesionales. En Estados Unidos, una de las referencias mundiales del porno y donde la industria genera más beneficios, se han publicado recientemente unos datos orientativos sobre la cantidad que se percibe por escena.

Las agencias de porno más célebres, LA Direct y Spiegler, han explicado en la CNBC que las actrices del género --excluyendo a las superstars-- tienen un salario medio por escena que oscila entre los 800 y 1.000 dólares --739 euros y 924 euros--. El factor determinante, añaden, es el tipo de escena que ruedan y el renombre que tenga la actriz en cuestión.

Otro dato significativo es que, en la mayoría de los casos, las mujeres cobran un salario superior al de sus compañeros masculinos. No obstante, pese a que el salario por horas o escena puede, en comparación, ser superior a la media del de otras profesiones, no representan en ningún caso sueldos desorbitados. Más bien todo lo contrario, rompen con el cliché de que una chica joven puede pagarse los estudios si dedica unas horas del día a ello.

El caso de España

La estrella del porno Amarna Miller y la directora de porno feminista Erika Lust han accedido a explicar a Crónica Global su experiencia y conocimiento de esta industria en España. Aunque ambas representan mundos distintos dentro de la industria X, son dos de las mujeres que más éxito han cosechado en sus respectivos ámbitos.

Miller, que recientemente ha ganado el premio Ninfa a mejor actriz del año, asegura que en Estados Unidos se percibe un salario medio que casi puede doblar al de Europa, mientras que Australia se sitúa en una posición intermedia. "El primer factor es en qué país te encuentres; el segundo es qué tipo de prácticas realices y el tercer es cómo de famosa seas", sostiene la pornostar.

Entre las escenas en que se puede cobrar más dinero, añade, están "las escenas anales, los gangbangs o los bukakkes", mucho más que una "escena lésbica o con uno solo".

No hay millonarias

Miller también rechaza el mito de que una actriz pueda convertirse fácilmente en millonaria: "Ni las actrices porno somos millonarias ni cobramos una locura de dinero por cada película que rodamos. El concepto de actriz X como persona que puede hacer una escena y vivir durante todo el año está absolutamente desfasado", dice, aunque reconoce que las mujeres están mejor pagadas: "Los hombres en la industria X cobran la mitad e incluso un tercio menos que las mujeres".

Por su parte, la directora sueca afincada en Barcelona, Erika Lust, asegura no hacer discriminación en función del sexo de los interpretes. "En mi productora no hacemos distinción de género a la hora de pagar. Todos los performers con quien trabajo tienen sus cuotas y yo las respeto".

"Pagamos entre 500 y 1.000 euros por día de rodaje", asegura Lust, quien también opina que los salarios van en función de la "experiencia del performer o su visibilidad mediática". "Como en cualquier otro sector", señala.

Críticas al porno 'mainstream'

Según datos oficiales, el salario medio en España en 2014 ha sido de 26.162 euros anuales, es decir 2.180 al mes, si se hace el cálculo en 12 pagas anuales. Para saber si una actriz porno se ubica por debajo o por encima del salario medio español se tendría que contemplar la frecuencia en que trabaja, es decir, las horas que ocupa desempeñando esta actividad durante un mes.

Según considera Lust, en el cine porno convencional no siempre se respetan los horarios laborales. "Lo que nosotros no hacemos jamás es explotar a los performers o hacerlos trabajar más de lo que fue acordado en la contratación, y sé que esto pasa en algunas productoras convencionales", asegura.

Pese a no querer entrar a valorar en detalle a la industria mainstream, sí que considera que hay más cosas que separan a su industria del porno convencional que las que les une: "Lo mejor es preguntar a actores y actrices, que siempre me dicen que nuestros rodajes son la noche y el dia respecto al resto de la industria".

Las mujeres toman el control

Miller señala a la "sociedad" como la principal dificultad con la que se encuentra una mujer en la industria del porno: "El mayor problema que tenemos en la pornografía es la manera en la que la sociedad concibe el sexo"; mientras que Lust identifica el "machismo" de la industria convencional como uno de los motivos para, desde un inicio, haberse orientado hacia un nuevo modelo de cine X creando su propia productora.

"Mis películas son realistas, tienen una fotografía cuidada, un guión parecido a lo que vivimos en la vida real. Y placer femenino, por supuesto, ¡sin hacer que parezca un 'servicio' al placer del hombre!", agrega Lust. Detrás de las cámaras que dirige se halla un equipo formado por una mayoría de mujeres --operadora de cámara, técnica de sonido, fotógrafa--.

Miller también reivindica la "emancipación sexual" de la mujer y es una de las estrellas del porno con más visibilidad que más lucha contra la "culpabilización de la mujer por disfrutar del sexo".

Ambas mujeres se han ganado una reputación en sus respectivos campos y coinciden en que cada vez hay más mujeres detrás de las cámaras y diciendo en alto y claro qué les gusta y cómo les gusta este género de cine. "Esto es mágico, es un momento muy bonito del sex positive", concluye Lust.

¿Quiere hacer un comentario?