Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El rio Ebro, uno de los caudales catalanes estudiados / EFE

Crecida del Ebro: seis tramos de la cuenca en alerta

El desbordamiento del río es de carácter extraordinario pero aseguran que ya ha comenzado del descenso igual que en sus afluentes

4 min

Seis tramos de la cuenca hidrográfica del Ebro se encuentran en alerta por crecidas de los cauces, que en el caso de Castejón, en Navarra, es de carácter extraordinario y que en Aragón ha obligado a movilizar a todos los efectivos de la Guardia Civil y de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

De los seis tramos, uno corresponde al Jalón en Calatayud, que esta madrugada ha alcanzado un pico máximo de 66,91 metros cúbicos por segundo y 2,82 metros de altura. Ya ha comenzado el descenso, igual que en sus afluentes.

Carretera N-113 que permanece cortada hacia Castejón tras el desbordamiento del Rio Ebro / EFE

Carretera N-113 que permanece cortada hacia Castejón tras el desbordamiento del Rio Ebro / EFE

Sin afectados en Calatayud

El alcalde de Calatayud, José Manuel Aranda, ha informado en un comunicado de que no se han visto afectados garajes ni viviendas de la ciudad y que hoy está previsto evaluar la situación en caminos y fincas, al tiempo que pide a la población que mantenga la precaución porque sigue el estado de aviso.

Aunque está en aviso, ya ha comenzado el descenso del Ebro en Logroño (La Rioja), que se tiene un caudal de 758 metros cúbicos por segundo. El Ebro en Castejón sigue en ascenso y presenta un caudal de 2.672 metros cúbicos por segundo, con carácter de avenida extraordinaria y próximo a la crecida de 2015, cuando se alcanzaron los 2.691 metros cúbicos por segundo.

Participación de la UME y Guardia Civil

En Zaragoza, el río lleva un caudal de 1.750 metros cúbicos por segundo, todavía de carácter ordinario, pero en previsión de que se convierta en avenida extraordinaria y ante "el peor escenario posible", como subrayó ayer el presidente de Aragón, Javier Lambán, se ha activado a la UME y movilizado a la Guardia Civil.

Vista del río Ebro a su paso por Zaragoza / EFE

Vista del río Ebro a su paso por Zaragoza / EFE

Lambán, junto al delegado del Gobierno en Aragón, Gustavo Alcalde, presidió este jueves en Pradilla (Zaragoza) una reunión de coordinación con los 30 alcaldes de las localidades ribereñas del Ebro en esta comunidad con el fin de prevenir los mayores daños posibles ante la previsión de que la riada tenga consecuencias similares a la de 2015, cuando se alcanzaron los 2.448 metros cúbicos por segundo.

Pesimismo en Novillas 

En declaraciones a EFE, José Ayesa, alcalde de la primera localidad zaragozana de la ribera del Ebro que recibirá la crecida, Novillas, ha mostrado su pesimismo por la situación, dado que el caudal del Ebro sigue en aumento; en su municipio ya supera los ocho metros; y ha anegado cerca de 1.400 hectáreas, cien menos de las que se vieron afectadas en la crecida de 2015.

"Esto empeora a paso ligero", ha lamentado Ayesa, quien ha apuntado que se ha tenido que desalojar alguna vivienda de la ribera y, aunque el agua no ha llegado al pueblo, hay un problema de desprendimientos en una mota, que están revisando los técnicos, y si se acaba colapsando "sería un espanto".