Menú Buscar
El debate sobre el copago farmacéutico vuelve a estar sobre la mesa / EFE

La eliminación del copago farmacéutico se queda en el aire sin los presupuestos

El Gobierno había supeditado terminar con esta medida en ciertos casos sociales vulnerables a la aprobación de las cuentas generales

4 min

El copago farmacéutico seguirá vigente, al menos por ahora. El rechazo de los presupuestos ha dejado en el aire la supresión de esta medida implantada en 2012 a través de un Real Decreto aprobado por el Gobierno de Mariano Rajoy. 

El Ejecutivo había condicionado eliminar este copago de ciertos medicamentos a la aprobación de las cuentas generales, tal como informó la ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo, a principios del año vigente. Las enmiendas a la totalidad del plan presupuestario, presentadas por diferentes grupos parlamentarios --entre ellos, los partidos independentistas ERC y PDeCAT--, han acabado con esta vía para suprimir la medida sanitaria. 

Colectivos vulnerables

El Gobierno había proyectado que el copago farmacéutico fuera revertido para ciertos colectivos en situación de alta vulnerabilidad. Uno de ellos era el de los pensionistas con una renta anual de 11.200 euros o aquellos jubilados que, en el caso de realizar la declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), tengan un montante menor a 5.635 euros en la casilla de base liquidable general.

Otro segmento poblacional que hubiera sido agraciado con la retirada de este copago sería el de las personas que reciben una prestación económica por parte de la Seguridad Social al hacerse cargo de un hijo o un menor menor. Los productos dietéticos y el transporte sanitario no urgente también se hubieran visto liberados de esta aportación económica por parte de los pacientes si el proyecto de Presupuestos Generales del Estado de Sánchez hubiera salido adelante. 

Inversión en Sanidad

El proyecto de las cuentas del PSOE contemplaba dirigir 4.292 millones de euros a las políticas de Sanidad para el año 2019. Este montante era un 0,9% superior (en cifras naturales, 39 millones más) a la dotación en el proyecto presupuestario del ejercicio pasado. Por otra parte, el proyecto de PGE preveía otras partidas en materia de Sanidad como, por ejemplo, los 22 millones de euros para sustentar el Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (INGESA), que estarían dirigidos a realizar --a través de esta institucuón-- inversiones en infraestructuras y mejora de la prestación en Ceuta y Melilla.

Se incluían cuatro millones de euros para la puesta a punto de los sistemas de información del Sistema Nacional de Salud, entre los que destaca la cohesión del Sistema Nacional de Salud (SNS) para una mejor gestión territorial de la historia médica del paciente. Además, se incrementaba en un millón de euros la partida destinada a los planes de prevención y control del VIH y de las enfermedades de transmisión sexual, así como al montante destinado a la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) y al Instituto de Salud Carlos III.