Menú Buscar
Un coche perteneciente a los Mossos d'Esquadra, quienes detuvieron al profesor acusado de abusos sexuales / EFE

Un conductor se escaquea de pagar multas de tráfico señalando a un hombre muerto

Un vecino de Barcelona ha sido denunciado por la policía tras cometer un grave delito por falsedad documental

3 min

A día de hoy, la velocidad en las carreteras es un tema que está a la orden del día y cada vez más son los radares que se instalan para controlar que los conductores no se exceden una vez dentro de su vehículo.

Unas medidas que, al parecer, se habría saltado un vecino de Barcelona. Y es que dicho conductor habría recibido un sinfín de multas a lo largo de todos estos años. Unas sanciones que se habría negado a pagar aludiendo a que su coche pertenecería a una una persona muerta.

Se niega a pagar las multas de tráfico

Los Mossos d'Esquadra han denunciado a un vecino de 59 años de L'Hospitalet de Llobregat, una localidad cercana a Barcelona, por cometer un grave delito continuado de falsedad documental, por identificar a un difunto que murió en 2016, como conductor en las multas que le llegaban a su casa por exceso de velocidad. Una investigación, según ha informado la policía catalana, que empezó en mayo de 2019 cuando un radar, situado en la carretera C-17, a la altura de Parets del Vallès, en Barcelona, detectó que el vehículo de dicho conductor de L'Hospitalet de Llobregat iba a una velocidad por encima de la permitida.

Una sanción que el conductor se negó a pagar, puesto que identificó a una persona fallecida como titular del vehículo. Sin embargo, tras una exhaustiva búsqueda, el Servei Català de Trànsit (SCT) detectó que el titular ofrecido por el vecino de Barcelona había muerto en el año 2016. Motivo por el cual se inició una investigación, con la que se han detectado hasta 10 expedientes administrativos por exceso de velocidad a su nombre, ocho de ellos cuando ya había fallecido.

Todo por venganza

En las varias fotografías que han captado los radares, aparecen hasta tres vehículos diferentes, que estarían asociados a una sociedad empresarial con sede en L'Hopitalet de Llobregat y cuyo propietario no sería otro que el sospechoso que se ha negado a pagar todas las multas por exceso de velocidad.

Una sanciones, por cierto, que según se ha sabido, el vecino de Barcelona achacaba a una persona muerta, sin saber que había fallecido, como venganza por una deuda económica entre ambos. Sea como fuere, el caso es que el denunciado, quien ha asegurado que pagará las multas pendientes, tendrá que hacer frente a un arduo proceso judicial que podría terminar con una pena de cárcel de hasta tres años.

Destacadas en Vida