Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau / EUROPA PRESS

Colau culpa ahora al coche del "retardo cognitivo" de los escolares de Barcelona

La alcaldesa sostiene por el Eixample circulan "unos 70.000 vehículos al día" y que su contaminación impacta en los menores

3 min

Ada Colau sostiene que algunos escolares de Barcelona sufren un "retardo cognitivo" por la contaminación de los coches por la ciudad. La alcaldesa ha manifestado que en algunos barrios, como el Eixample, circulan hasta 70.000 vehículos al día, y que su impacto afecta al desarrollo de los menores que acuden a colegios del distrito, como sus hijos. 

Según ha señalado la edil en Rac1, cuenta con "diversos estudios" que certificarían la relación entre la polución y los problemas en clase, aunque no ha detallado quién los emite. La también líder de Barcelona en Comú usa las supuestas conclusiones de estos documentos para confirmar la apuesta de su partido de "reducir" el tráfico por la capital catalana. "Tenemos que sacar los coches del centro de la ciudad sí o sí", ha subrayado.

Bloques de hormigón

Cuestionada por los bloques de hormigón que ha colocado el consistorio, precisamente en el Eixample, para dificultar la movilidad por la zona y forzar a los conductores a buscar una alternativa, la alcaldesa ha negado que estos objetos hayan sido la causa del accidente mortal de un motorista en la calle Balmes. "Seamos rigurosos, fue un choque entre un motorista y otro vehículo", ha zanjado Colau. Lo que tampoco ha explicado es que el motorista impactó con uno de los objetos de la vía tras caer de su vehículo de dos ruedas. El caso está judicializado para ver si hay alguna relación entre el elemento de la calle y la herida que provocó el trágico desenlace del "choque" del que habla la edil. 

Cuestionada por posibles opciones para disminuir la entrada de vehículos en Barcelona, la alcandesa ha indicado que si la zona de bajas emisiones no es suficiente, "deberán estudiarse otras medidas" para frenar el exceso de tráfico y la contaminación asociada. Ha abierto la puerta a plantear un peaje, tal y como ha implementado Londres para cirular por el centro de la urbe. Con todo, Colau reconoce que esta alternativa todavía no está sobre la mesa.