Menú Buscar
Una vía verde de España,un antiguo trazado ferroviario / EFE

Las cinco vías verdes más interesantes en España

En el 25 aniversario del programa de Vías Verdes se suman 123 vías recuperadas para el uso turístico que cubren más de 2.600 km

5 min

El programa de Vías Verdes nació en junio de 1993. La Fundación de los Ferrocarriles Españoles (FFE) convocó en Gijón un seminario internacional donde se inició el proyecto.

Veinticinco años más tarde, hay más de 2.600 kilómetros de infraestructuras ferroviarias que se quedaron antiguas y en desuso y que más tarde se han reconvertido en itinerarios cicloturistas y senderistas.

Monfragüe, Cáceres

Los 17km de tramo se componen de lomas de encinas con jaras, retamas y romero que se combinan con dehesas y con vistas a un maravilloso bosque mediterráneo: el Parque Nacional de Monfragüe. Además deja otros 6 espacios naturales al alcance en la confluencia de los ríos Tiétar y Tajo.

Los accesos a la senda se hallan en Malpartida de Plasencia, concretamente en Las Habazas, en el km 8,5 o desde la pista de asfalto que da acceso al caserío de Urdimalas. El recorrido se puede hacer a pie y en bicicleta.

Manacor - Artá, Mallorca

La antigua vía del tren recorría la zona de levante de Mallorca conectando sus pueblos a lo largo de 29 km. El pretérito ferrocarril da un paseo por el paisaje rural mediterráneo entre campos de cereal, huertas y plantaciones de algarrobos y naranjos. Un buen aliciente es la restauración del bosque originario de pino carrasco, acebuche, encina y arbustos como el lentisco y el romero.

El camino entre Manacor y Artá, ofrece vistas al Parque Natural de la Península del Llevant y cuenta con cuatro antiguas estaciones rehabilitadas para su disfrute turístico. El recorrido se puede hacer a pie y en bicicleta.

Senda del Oso, Asturias

Una de las mejores maneras de descubrir los 14 espacios naturales asturianos es atravesar los valles del Oso (Proaza, Quirós, Santo Adriano y Teverga). Valles de montaña en la zona central asturiana que acoge una de las últimas poblaciones de oso pardo. Pueblos donde la minería trabajó y los trenes ayudaron a sacar hierro y carbón.

Los más de 36 kilómetros de vista verde por los que circulaba el pequeño tren minero de los pozos de Quirós y Teverga hasta alcanzar Trubia. La plataforma está formada por túneles iluminados, puentes y barandillas. El recorrido se puede hacer a pie, bici y con silla de ruedas.

Sierra Norte, Sevilla

El Cerro del Hierro es uno de los paisajes más espectaculares de la minería. Se ha convertido en monumento natural por el gran valor geológico que la explotación de su roca caliza, rica en mineral de hierro. Fue explotado hasta el pasado siglo y dispuso de un tren minero que conectaba con el puerto de Sevilla, donde el mineral era embarcado.

El recorrido es de 18,70 km y transita por tierra compactada y asfalto, entre los bosques de encinas, alcornoques y quejigos del Parque Natural Sierra Norte. El recorrido se puede hacer a pie, en bici y con silla de ruedas los primeros cuatro kilómetros.

Castro-Traslaviña, Cantabria

El recorrido es de uno de los trenes empleados para transportar minerales como el hierro, plomo y zinc hasta la costa por un camino de macizo calcáreo en la Montaña Cantábrica hasta mediados del siglo pasado. La vía desciende por el valle cántabro de Otañes, entre prados y bosques de robles, castaños y avellanos, hasta el cargadero litoral de Castro Urdiales.

La travesía cuenta con varios apeaderos y estaciones en Mioño y Otañes. En su último tramo, paralelo al arroyo de Herreros, se introduce en el túnel de Herreros que comunica con Vizcaya; con 1.966 metros de longitud. Es uno de los túneles más largos de la red de ferrocarriles de vía estrecha. El recorrido se puede hacer desde Castro, Mioño, Lusa, Santullán, Barrio Los Corrales y Otañes. Transitable a pie y en bici.