Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de archivo de dos mujeres con Síndrome de Down / EUROPA PRESS

Científicos identifican una proteína que permite detectar Alzheimer en personas con Síndrome de Down

Esta enfermedad es la principal causa de muerte de los adultos con trisomía, pero el descubrimiento permitirá su detección precoz para un tratamiento adecuado

2 min

Un equipo de científicos del Instituto de Investigación del Hospital de Sant Pau de Barcelona y de la Universidad de Gotemburgo han identificado una proteína en sangre que permite detectar el Alzheimer en personas adultas con Síndrome de Down. Se trata de la p-tau 181 y actúa como biomarcador para identificar esta enfermedad.

Esto se ha concluido a partir de un estudio en el que han examinado a 400 personas, 336 de las cuales eran adultos con Síndrome de Down. Estas son mucho más propensas a sufrir Alzheimer puesto que, al tener tres copias del cromosoma 21, también cuentan con una copia adicional del gen de la proteína precursora de amiloide –el principal componente de las placas presentes en el tejido cerebral de estos pacientes–.

Principal causa de muerte

Esta es la principal causa de muerte y el mayor problema médico para las personas con trisomía. Así pues, en palabras de Alberto Lleó, jefe del Grupo de Neorobiología de las demencias en el IBB Sant Pau y director de la Unidad de Memoria del Servicio de Neurología del mismo hospital, “este descubrimiento permitirá hacer una detección precoz y el tratamiento adecuado para abordar la progresión de la enfermedad”.

Asimismo, sostiene que el hecho de discernir deterioro cognitivo en personas que ya tienen discapacidad intelectual y contar con marcadores biológicos va a mejorar la capacidad de diagnóstico.

Útil para nuevos fármacos

Por su parte, Juan Fortea, jefe de la unidad Alzheimer-Down que colabora con el quipo del Dr. Lleó, considera que entender esta enfermedad “se hace aún más relevante” cuando se habla de personas con este síndrome.  

Por esta razón, se muestra satisfecho con el trabajo realizado por el equipo de científicos del Hospital de Sant Pau y destaca que el factor genético que han estudiado “puede ser importante para diseñar nuevos fármacos”.