Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un hombre se rasca por los picores ocasionados por la sarna / iStock

Los casos de sarna se multiplican en España: cómo saber si estás contagiado

Los brotes han sido localizados en residencias, hospitales e incluso probadores de ropa, pero no son graves para la salud

2 min

Una denuncia a través de las redes sociales ha avisado sobre el aumento de casos de sarna en España. Una enfermedad de la piel que ha experimentado un crecimiento potencial y que ha puesto en alerta al Centro Nacional de Epidemiología. 

Los brotes han sido localizados en residencias, hospitales e incluso probadores de ropa. Aunque no reviste una gravedad para la salud, sus síntomas son muy molestos y contagiosos

Más casos a raíz de la pandemia

El pasado mes de noviembre, un informe del Centro Nacional de Epidemiología alertó sobre el incremento de casos. Un aumento que empezó en el año 2014 y que la pandemia ha acelerado. 

El confinamiento y el no acudir al médico ante los primeros indicios de la enfermedad, ha provocado este crecimiento. El Covid colapsó la Atención Primaria y provocó que la sarna se expandiera sin control. 

Interior de una unidad del Hospital Sant Joan de Reus, donde se ha detectado un brote de sarna / CG
Interior de una unidad del Hospital Sant Joan de Reus, donde se detectó un brote de sarna / CG

Uno de los síntomas: picor descontrolado

Esta enfermedad se origina por culpa de un parásito llamado Sarcoptes scabiei. Se trata de un ácaro que se instala en la piel y que provoca un picor descontrolado y muy desagradable. 

Siempre se ha relacionado con las personas que descuidan su higiene, pero es tan sólo un mito. Cualquier humano puede contraer la enfermedad. 

Cómo evitar el contagio

La infección produce secreciones tóxicas que, al contacto directo con otra persona, acaban propagando la enfermedad. Sin embargo, puede pasar hasta un mes hasta que notemos los primeros síntomas. 

Para no contagiarse se recomienda evitar el contacto piel con piel con personas infectadas. Tampoco se deben compartir productos de aseo como toallas ni ropa. Aquellos elementos que no se puedan lavar deben ser guardados en bolsas cerradas herméticamente durante tres o cuatro días.