Menú Buscar
Imagen de Nassim, el 'maître' azote de los cacos de la Barceloneta, en plena acción / CG

Nassim, el 'maître' azote de los criminales en Barcelona

El encargado de restaurante ahuyenta a los cacos y ha evitado también el apuñalamiento de un turista en el barrio de Barceloneta en menos de un mes

5 min

"Cerca de mi restaurante, no". Esta podría ser la divisa de Nassim, el maître azote de los delincuentes de Barcelona. El encargado de un bufé del barrio de la Barceloneta se está convirtiendo en un auténtico héroe ciudadano tras enfrentarse a un carterista que robó a un cliente de su establecimiento y evitar el apuñalamiento de un turista. Todo ello en espacio de pocas semanas.

En conversación con este medio, el profesional de la hostelería da más datos sobre los dos incidentes en los que se ha visto envuelto. "El último no tenía ni idea de que iba a salir en las redes sociales. Vi que esta persona cogía la bolsa de un cliente y se alejaba. Tras ello traté de dispersarlo, tal y como haría con cualquier otro crimen flagrante que ocurriera ante mí", ha admitido. Antes de este suceso, que fue celebrado por el vecindario de la Barceloneta, un barrio que sufre una gran presión turística --y por ende criminal-- con la llegada del verano, Nassim desactivó otro encontronazo mucho menos edificante.

"Trataba de apuñalarlo"

El responsable del restaurante, que desea no citar para no asociarlo con los sucesos, explica que "el primer episodio" fue cuando vio que un turista caminaba de forma extraña, "como esquivando, y se quejaba". Cuál fue su sorpresa al observar que detrás del visitante caminaba un hombre con un cuchillo. Sin dudarlo, el agresor trataba de apuñalar al visitante con una hoja cortante. "Era una situación de mucho peligro. No lo dudé. Yo y otros camareros de la zona salimos de nuestros locales y placamos al individuo hasta que llegaron los Mossos d'Esquadra. Nadie salió herido", narra a este medio.

Nassim tiene 36 años y lleva 20 trabajando en la hostelería. Procede de un país lejano que prefiere no citar "porque es conocido en el barrio". Antes de recalar de encargado del local de la Barceloneta ya trabajó en Sitges y Andorra en el mismo sector. Con un castellano y catalán fluidos, este corpulento maestro de sala recuerda que "los hurtos y pequeños delitos son normales en las grandes concentraciones de gente", aunque lanza una alerta. "El crimen y la delincuencia degradan un destino. Son pésima propaganda. El nivel de violencia que estamos viendo en Barcelona no es normal. ¿Mi solución? Endurecer el Código Penal para que no salga gratis. Porque los que roban los conocemos todos", advierte.

Deberes sobre la mesa

Sean producto de la casualidad o virtud cívica, las actuaciones de Nassim llegan en un momento en el que el ejecutivo local de Barcelona trata de dibujar un plan urgente para rebajar los índices de delincuencia e incivismo en la ciudad. El viernes 19 de julio Gobierno catalán y municipal anunciaron la reapertura de la comisaría de Mossos d'Esquadra de plaza de Catalunya como primera medida de un plan de intervención a tres meses. El día antes, el consejero catalán de Interior, Miquel Buch, avanzó que desplegaría 320 mossos d'esquadra en la Ciudad Condal. Ambas medidas fueron tildadas de "insuficientes" por la oposición y sindicatos policiales.

En paralelo a ello, el teniente de alcalde de Seguridad, Albert Batlle, ya trabaja para abordar algunos problemas que tensionan el espacio público en Barcelona. Prueba de ello es la macrorredada contra los manteros de la plaza de Catalunya con la que se ha estrenado el concejal. Asimismo, el que fuera también director general de los Mossos d'Esquadra se ha ofrecido a colaborar con el alcalde de Sant Adrià de Besòs (Barcelona), Joan Callau, para atajar el incremento del tráfico y consumo de droga en el barrio de La Mina.