Menú Buscar
El polémico cartel del Glass Blanc, el bar de Palamós que se declaró "exclusivo" para vecinos de Girona / TWITTER

Un bar de Palamós prohíbe la entrada a los clientes de fuera de Girona por el coronavirus

Los dueños del local declararon el establecimiento "exclusivo" para los vecinos de la provincia gerundense por miedo a un posible rebrote

4 min

Los dueños del Glass Blanc, un bar de Palamós (Baix Empordà), decidieron declarar el local como "exclusivo" para los vecinos de la provincia de Girona como medida preventiva ante los rebrotes de coronavirus. Algo que llegó a provocar incluso la expulsión de varios comensales el pasado fin de semana.

Por ello, y ante las denuncias presentadas, la policía local optó por levantar un acta al bar, situado en la zona de la Planassa, y prohibirle el cartel informativo en el que se comunicaba que únicamente se atendería a clientes "de la provincia".

Solo sirven a vecinos de Girona

Esta circunstancia se la encontró un vecino del municipio barcelonés de Sabadell --con segunda residencia en Palamós-- este fin de semana, Enric Vila, quien denunció al local por echarle a él, a su mujer y a varias personas más cuando salieron a cenar, como tantas otras veces, y pararon a tomar algo antes en el Glass Blanc.

No era la primera vez que entraban en el local, pero sí la que peor lo pasaron. En esta última ocasión, el camarero les preguntó de dónde eran antes de poder pedir una consumición, algo que empeoró cuando Vila le informó de que procedían de Sabadell.

La policía levantó un acta al bar

Fue entonces cuando el camarero les respondió que, “por política de la casa”, sólo servían a gente del territorio. La indignación del sabadellense fue tal que decidió fotografiar el cartel impreso de la entrada y compartirlo en redes sociales. "Prevención Covid-19. Local exclusivo para gente de la provincia. Gracias por su comprensión", se podía leer.

Cuando optaron por marcharse, vio que los camareros pedían a otros clientes que se levantaran de las mesas. Una imagen que agotó la paciencia de Vila, por lo que llamó a la policía a la mañana siguiente. Los agentes municipales levantaron un acta al local y obligaron al dueño a retirar los carteles.

Exigen disculpas a los dueños

A pesar de no querer denunciar nada concreto, el sabadellense sí exige a los responsables del Glass Blanc que se disculpen con los clientes que fueron echados de la misma forma que él. Mientras, el acta policial será enviada a la Generalitat, que es la autoridad competente para determinar si sanciona o no al local.

El alcalde de Palamós, Lluís Puig, se desmarca de la práctica del bar y asegura que “en ningún caso” comparte “el hecho de limitar el acceso al local por el lugar de procedencia”. Misma visión que la cantidad de usuarios de las redes sociales que interactuaron con lo sucedido.