Menú Buscar
La VPO de Joaquim, con discapacidad del 99% en la calle Claramunt del Bon Pastor / GOOGLE MAPS

El Ayuntamiento recula y adaptará la VPO a una persona con discapacidad del 99%

Joaquim Esteve, en silla de ruedas, reclama desde hace más de un año el cambio de su bañera por un plato de ducha para poder asearse

02.12.2019 14:11 h.
3 min

Joaquín Esteve (46 años) tiene una discapacidad permanente del 99%, reconocida desde 1991. En diciembre del año pasado accedió a una vivienda de protección oficial (VPO) en la calle Claramunt del Bon Pastor, pero sin las adaptaciones que necesita por su minusvalía. Desde entonces ha reclamado el cambio de la bañera por un plato de ducha, ya que, al estar en silla de ruedas, no puede asearse de manera adecuada y sin ayuda. Tras presentar dos instancias ante el Patronat de l’Habitatge de Barcelona y no recibir respuesta, recurrió al consistorio de Barcelona, que le indicó que debía hacerse cargo de la reforma. Ahora el Ayuntamiento ha reculado y explica a Crónica Global que asumirá el coste de las obras, que llevará a cabo "en las próximas semanas".

Discapacidad /  CG

Esteve, que residía en una de las llamadas Casas Baratas, fue realojado en una vivienda sin adaptar. "Como va en silla de ruedas y utiliza botas ortopédicas, solicitamos el cambio de bañera a plato de ducha. Tras pedirlo, vino al piso un técnico del patronato, hizo fotos, y certificó que la modificación debía llevarse a cabo", explicaba Enrique, hermano del afectado, días atrás. "Al ver que no hacían nada, presentamos una instancia de solicitud".

Movilidad reducida

La legislación establece que las VPO deben contar con una reserva del 3% de pisos adaptados para personas con movilidad reducida. En el caso de Joaquín, como no había disponibilidad, le asignaron un piso estándar, tal y como admiten desde el consistorio. Aún así, hace unos días, el afectado recibió una comunicación del Ayuntamiento en la que rechazaban hacerse cargo de las obras y le instaban a sufragar el cambio de la bañera por un plato de ducha. Una circular en la que señalaban que no había "ningún inconveniente en autorizar el cambio siempre y cuando las obras respeten la normativa vigente”. A lo que añadían: “Los trabajos los llevará a cabo el titular del contrato de la vivienda por su cuenta y el Institut Municipal de l’Habitatge (IMHAB) no participará”.

Una semana después, rectifican: "Visto que se le otorgó una vivienda no adaptada y vista su solicitud de cambio de bañera por plato de ducha y de eliminación del bidet, y que se acredita, mediante certificado, la condición legal de disminución, desde el IMHAB llevaremos a cabo estas obras en las próximas semanas, a nuestro cargo".