Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Josep Maria Argimon, secretario de Salud Pública de la Generalitat, en una imagen de archivo / EP

La Generalitat cree que las restricciones pueden "frenar" la curva, no "doblarla"

El responsable de Salud Pública, Josep Mª Argimon, apunta que los contagios se han duplicado en Cataluña en las últimas tres semanas

3 min

El secretario de Salud Pública de Cataluña, Josep Maria Argimon, ha avisado este jueves de que las restricciones acordadas por el Govern pueden conseguir "frenar" el ascenso de la curva de contagios, pero no "doblarla".

"Estamos hablando de lograr que la curva se aplane, no de volver al nivel de hace tres semanas", ha dicho Argimon en rueda de prensa telemática, ofrecida desde su domicilio dado que permanece en aislamiento al haber dado positivo por el virus de la COVID-19 un contacto estrecho suyo.

Para resumir la actual situación, Argimon ha detallado que tres semanas atrás Cataluña detectaba unos 7.000 positivos, que la semana pasada ya eran 12.700 y que estos últimos días ya se registran más de 2.000 al día, unos datos de crecimiento de la epidemia mayores de lo previsto por el Departamento de Salud de la Generalitat.

"Responder con velocidad"

"El virus está corriendo y nosotros debemos responder con velocidad", ha afirmado para justificar las medidas "duras, drásticas y contundentes" decretadas por el Govern, que incluyen el cierre de bares y restaurantes durante un mínimo de 15 días, limitar el aforo de los comercios al 30%, reducir el de cines y teatros al 50%, y suspender las actividades deportivas no profesionales.

Asimismo, no ha querido aventurar qué pasará dentro de 15 días, más allá de señalar que espera que las restricciones sirvan para que el departamento de Salud pueda ir "a rebufo" del Covid-19, que no delante suyo.

Consciente de los perjuicios

Ha apuntado así que desde julio la velocidad de reproducción del virus se situaba alrededor del 1, es decir, que cada infectado contagiaba a otra persona, mientras que ahora "la velocidad es prácticamente de 1,4", de forma que cada 100 personas contagian a otras 40.

A la hora de defender las decisiones tomadas, ha indicado con relación al cierre de la restauración que los bares y restaurantes son "un elemento de socialización", lo cual no significa que "el establecimiento no sea un sitio seguro", al tiempo que ha dicho ser consciente del perjuicio que sufrirán los restauradores.

"Aprender de los errores"

Ha celebrado asimismo que el Govern anunciara ayer miércoles "medidas difíciles y muy complicadas" y que lo hiciera "sin fisuras" entre los consellers que lo componen.

También ha asegurado que si no se hubiera vivido la primera ola ahora no se estarían tomando decisiones de este calibre: "Esta es la idea: mirar qué ha pasado para aprender de los errores y poder hacer mejor las cosas", ha dicho.