Menú Buscar
Ataque de ansiedad

Aprende a controlar los ataques de pánico y la ansiedad

Es importante identificar los síntomas de la ansiedad y tomar medidas cuanto antes para evitar males mayores

06.06.2019 10:28 h.
6 min

Se suele decir que la ansiedad es el mal del siglo XXI. Todas las personas la sentimos en algún momento como un mecanismo de respuesta ante una situación de estrés. Sin embargo, si no aprendemos a controlarla, puede convertirse en una patología y sufrir ataques de pánico.

Psicólogos Málaga PsicoAbreu, con una gran experiencia en el tratamiento psicológico de la ansiedad, afirman que para tratar el problema lo primero es aprender a identificarlo. Cuentan con psicólogos especializados en Málaga altamente cualificados para detectar síntomas y patologías y tratarlas para que no vuelvan a aparecer.

Identifica la ansiedad patológica

La ansiedad en sí no es algo negativo que debamos temer, se trata únicamente de una forma que tiene nuestro cuerpo de responder ante situaciones de peligro o que consideramos como una amenaza. Sentirla en un cierto grado al enfrentarnos a una situación complicada significa que somos capaces de estar alerta. Es decir, debemos considerarla como una herramienta de adaptación al medio.

Lo preocupante llega en el momento en el que esta ansiedad nos bloquea e inhabilita para llevar adelante los retos que se nos plantean en esas situaciones estresantes. Si vamos un paso más allá, se convierte en un problema cuando se manifiesta en momentos irracionales, ante estímulos que no representan un peligro.

Podemos identificarla según la respuesta de nuestro cuerpo, con mayor o menor intensidad: sudoración, taquicardia, mareo, inquietud, agobio, irritabilidad o bloqueo a la hora de actuar. No tienen por qué darse todas a la vez ya que cada persona reacciona de formas distintas. Por supuesto, este tipo de trastorno reduce notablemente nuestra calidad de vida y es importante tratarlo con ayuda de un psicólogo que establezca unas pautas personalizadas para controlarla y superarla.

Hay muchos tipos de trastornos de ansiedad. Algunos de ellos son la ansiedad generalizada, el trastorno obsesivo compulsivo, la agorafobia, la hipocondría, la fobia social, la específica, el estrés postraumático y el ataque de pánico.  

Conoce qué son los ataques de pánico

Un ataque de pánico o crisis de angustia es un miedo intenso que se refleja en un malestar físico y psicológico. En el primer caso, se manifiesta de forma súbita a través de temblores, palpitaciones, escalofríos o dolor de estómago, en el segundo, a través de pensamientos negativos como el miedo a sentir miedo, a no controlar la situación. Se sufre pánico a la indefensión y a no tener control sobre sí mismo. El ataque de pánico va remitiendo pero queda un poco de angustia y, en muchas ocasiones, una respuesta condicionada a intentar evitar las circunstancias en las que se sufrió este primer ataque.

Está relacionado con la personalidad por lo que suelen sufrirlo aquellas personas con tendencia a exigirse más o a ser más susceptibles ante los comentarios y acciones de los demás. Aunque también tiene un componente genético y, sobre todo, un aprendizaje en la familia, es decir, repetir e imitar lo que hemos visto o experimentado en nuestro entorno.

Pautas a seguir para controlarla

La ansiedad no suele presentarse como consecuencia de un hecho aislado en nuestra vida. Lo más normal es que aparezca debido a unos patrones de conducta que ya hemos adoptado. Por tanto, un psicólogo especializado en ansiedad puede ayudar a la persona que la sufre trabajando su estabilidad emocional para vivir los problemas cotidianos con una menor intensidad.

En cualquier caso, hay distintas prácticas que pueden ayudarnos a liberar estrés y que podemos incorporarlas  en nuestro día a día como hábito saludable:

  • Intenta ser menos exigente contigo mismo: En ocasiones nosotros somos nuestros peores enemigos. Marcarnos unas metas poco realistas solo nos generará frustración. Es importante que reconozcamos nuestras debilidades, somos humanos y no podemos con todo.
  • Cuenta tus problemas a las personas que tienes cerca: A veces pensamos que los problemas pasarán de largo si no hablamos de ellos pero no es así. Desahogarnos y buscar un momento en nuestras vidas para contarle a nuestro círculo cercano lo que nos pasa nos ayudará a hacerle frente a los conflictos.
  • Realiza ejercicio físico y actividades relajantes: El deporte es una vía fantástica para liberar tensiones y estrés acumulado. Es positivo para nuestro cuerpo y para nuestra mente. La meditación es muy importante para una correcta salud mental. Céntrate en tu respiración, escucha música, practica yoga… y frena el ritmo.

En cuanto a los ataques de pánico, es importante estar atento a los síntomas que prevén su aparición para poder corregir nuestra actitud y reacción frente a lo que nos provoca miedo. Mantener una respiración profunda y sosegada puede ayudarte a mantener la calma, igual que repetirte instrucciones positivas en los momentos complicados. Y, sobre todo, ponte en manos de profesionales antes de que las consecuencias sean mayores.

--

Contenido patrocinado

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información