Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
¿Por qué sufro agotamiento crónico? / CG

¿Por qué sufro agotamiento crónico?

El 25% de la población afirma estar siempre cansada, un indicador de desarreglos en la salud

6 min

Has dormido ocho horas --incluso más-- y te levantas sin energía, como si te hubieran quitado las pilas. Llega la tarde y el bucle de la rutina --o eso crees-- te arrastra sin remedio a un cansancio extremo que a las nueve de la noche no te deja levantarte del sofá. El agotamiento es la séptima causa de consulta en atención primaria y, además, los estudios más recientes concluyen que un 25% de la población está cansada de forma permanente sin saber el motivo.

Vivir cansado no es algo normal salvo que tus actividades diarias sean extremas o tengas un trabajo de mucho esfuerzo físico o mental. Es un síntoma que avisa que detrás hay desarreglos a los que se debe prestar atención si se quiere mejorar la calidad de vida.

Mal funcionamiento de la tiroides

“Existen diversas razones que se repiten en la consulta que provocan este agotamiento crónico”, explica Antonia González, directora y fundadora de Onêt, un centro de salud integral dedicado a la mujer.

Uno de los más habituales es un mal funcionamiento de la glándula tiroides “especialmente cuando la patología que provoca es el hipotiroidismo”, indica la profesional, que puede llevar a un cansancio constante “incluso en mujeres que están medicadas y con unos valores de TSH (hormona estimulante de la tiroides) dentro del rango que indica el laboratorio”. La también bióloga y divulgadora científica señala que “nuestro metabolismo no es tan sencillo ni se soluciona con una pastilla”.

El cansancio como agotamiento crónico / Pexels
El cansancio como agotamiento crónico / Pexels

Problemas con los análisis  

Sin embargo, no siempre el análisis muestra con detalle el problema. “La hormona más activa de la tiroides es la T3 Libre, que en muchas ocasiones no se mide en los análisis”.

Cuando está baja, se deben valorar “minerales y vitaminas” porque es “habitual encontrar déficit de Selenio o Zinc o Vitamina D, que son indispensables para que se produzca la hormona T3 libre, por eso es necesario un enfoque más integrativo de nuestra salud hormonal”, sostienen desde Onêt.

Bajadas de azúcar

Otra causa de cansancio crónico son las hipoglucemias, o bajadas bruscas de azúcar en sangre, “tanto de manera puntual como crónica, ya que el organismo se queda como sin combustible”. Los profesionales del sector exigen investigaciones con mayor profundidad por los indicios de relación con la diabetes.

La anemia es otra de las causantes más habituales de la extenuación. Se muestra con una simple analítica de sangre, ya que su origen es la falta de “transporte de los glóbulos rojos, que son los encargados del oxígeno”. González pide que se relacione con el hierro, ya que su carencia también lleva a la anemia.

Menstruación y endeometriosis

Sobre esta enfermedad, recuerda que es “muy frecuente en mujeres ya que muchas de ellas tienen sangrados abundantes en la menstruación, pero no debemos quedarnos con la punta del iceberg”. Es decir, rechaza que la solución a esta dolencia sea la prescripción de un suplemento de hierro “debemos buscar la razón”, ir al origen y “tratarlo desde ahí, no solo atender a los síntomas”.

Especialmente porque otro trastorno que está relacionado con la fatiga es la endometriosis, una enfermedad especialmente dolorosa por la que el tejido que recubre el interior del útero (endometrio) crece fuera de éste.

Baja tensión y estrés

Otra de las causas estrella del agotamiento es tener la tensión baja. “Llega menos sangre al cerebro y puede provocar además aturdimiento, somnolencia, debilidad o mareo, entre otras”, destaca la bióloga. Igual que en los casos de menstruación abundante, exige descubrir el origen de la dolencia para los que lo sufren de forma constante. “Por ejemplo, el hecho de padecer hipotiroidismo también nos predispone a tener hipotensión”, advierte.

Estrés dentro del agotamiento crónico / Pexels
Estrés dentro del agotamiento crónico / Pexels

El 75% de los españoles afirman estar, en la actualidad, estresados. Esta tensión mantenida en el tiempo también conlleva a un “importante cansancio tanto físico como mental”, destaca González. De nuevo, tratarla en su origen será la solución a la consecuencia más llamativa. “Lo importante es que sepamos que si el cansancio es algo habitual en nuestras vidas debemos hacerle caso y ponernos manos a la obra”, sentencia González.