Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El puente roto a causa de la crecida del río Tordera al paso del temporal Gloria / MOSSOS D'ESQUADRA

Adif reabrirá el tramo Malgrat-Blanes casi un año después de los destrozos del temporal Gloria

Todo apunta a que el 14 de diciembre volverá a estar en funcionamiento la línea tras haber quedado cortada a causa de la tormenta

3 min

Aunque desde Adif se insiste en que todavía no se ha concretado una fecha para la reapertura oficial, todo apunta a que tiene previsto que sea el próximo 14 de diciembre el día de la inauguración del nuevo tramo de la línea ferroviaria entre Malgrat y Blanes. Esta línea quedó cortada por los destrozos provocados por el temporal Gloria a finales de enero, cuando la crecida del río Tordera arrasó el puente que conectaba dicha vía. Este corte obligaba a los viajeros de los municipios cercanos a cubrir este tramo en autocar, con un coste en tiempo de más de media hora.

Adif ha comunicado que la obra ha supuesto una inversión de 10.412.121 euros (IVA incluido) y recuerda que ha cumplido con las previsiones iniciales de culminar durante el mes de noviembre los trabajos de reconstrucción del antiguo puente. Tras la conclusión de las obras, actualmente se está en la fase de verificación de la documentación preceptiva. El siguiente paso será establecer, de acuerdo con el operador y el responsable del servicio, la fecha de restablecimiento del tráfico ferroviario, que se prevé para mediados de diciembre. 

Puente para 500 años

Durante 11 meses, el servicio ha estado interrumpido provocando muchos problemas a los usuarios, agravados aún más por los efectos de la pandemia de coronavirus. Las obras ya están acabadas y durante las últimas semanas se han estado llevando a cabo las pruebas de carga, según avanza RAC1. Ahora ya solo se está a expensas de que la Agencia Estatal Ferroviaria permita reabrir la circulación.

La nueva infraestructura está diseñada para soportar posibles nuevas crecidas del río Tordera, incluso de la magnitud provocada por el Gloria. Los pilares tienen cimientos de 40 metros de profundidad y el puente ha ganado altura con la finalidad de que el agua no lo sobrepase. Los responsables de la construcción aseguran que esta nueva estructura puede resistir durante 500 años.

Un tren cada media hora

La inauguración del puente posibilitará que se recupere el servicio ferroviario desde Blanes y Tordera hacia Barcelona y además volver a enlazar las comarcas gerundenses con el Maresme.

Está previsto que inicialmente se mantenga una frecuencia de paso de un tren cada media hora, aunque se trabaja ya para reforzar la línea en horas punta.

Destacadas en Vida