Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un trabajador en la oficina durante horario laboral / CG

El 70% de los catalanes, a favor de adelantar la jornada laboral y trabajar de 8.00 a 17.00

El grueso de la población también considera que sería mejor avanzar la hora de comer a las 13.00, cenar a las 20.00 y seguir un horario más parecido a los estándares europeos

4 min

El 73,8% de los catalanes estaría a favor de adelantar el horario laboral una hora y trabajar de ocho de la mañana a cinco de la tarde. La mayoría también considera que sería mejor avanzar la hora de comer a la una de la tarde, cenar a las ocho y seguir un horario más parecido a los estándares europeos.

Así lo indica un estudio llevado a cabo por la Agencia Catalana del Consumo, que tiene como objetivo captar y analizar el posicionamiento de los consumidores catalanes respecto a una posible reforma horaria en el sector del comercio, la restauración, la industria cultural y el ocio nocturno.

Más del 70%, a favor de una reforma horaria

El estudio estima que el 76,2% de los consumidores de 16 años o más está a favor de caminar hacia una reforma horaria basada en la implantación de horarios “más racionales” para las actividades diarias y de consumo, así como una mejora general de la calidad de vida de los ciudadanos.

Un 69% de la población catalana está dispuesta a recuperar las dos horas de retraso que tiene España en relación con el horario solar. La mayoría considera que sería mejor establecer horarios más cercanos a los de los países europeos.

Adelantar la jornada laboral

Respecto a los horarios laborales, el 73,8% de los encuestados asegura que sería mejor trabajar de ocho a cinco, en vez de hacerlo de nueve a seis. Además, los consumidores consideran que existen diversos sectores en los que los horarios de los trabajadores son “poco saludables”. Entre ellos destacan el comercio, la restauración y el sector de la alimentación.

Sin embargo, el estudio muestra que solo el 51,8% está a favor de un hipotético horario comercial de siete de la mañana a 19.30. Aun así, el 68% de los encuestados asegura que podría adaptarse a este horario.

Adaptación

Uno de los aspectos que más preocupan a la población catalana ante una posible reforma horaria es cómo podrían armonizar los horarios de todos los sectores, así como la conciliación de los horarios laborales, los de consumo, los escolares y los académicos.

También preocupa la dificultad que podría suponer tener que cambiar unas costumbres y hábitos “tan arraigados” a la cultura.

Plan de transición

El estudio se ha llevado a cabo en un momento de transición en el marco de la Mesa Cuadrangular de Comercio y Consumo para la Reforma Horaria, creada en 2016. El secretario de Empresa y Competitividad, Albert Castellanos i Maduell, ha asegurado que este estudio permitirá “hacer políticas públicas desde la objetividad, sin prejuicios y sin partir del 'siempre se ha hecho así'”.

Por otro lado, la directora general de Curas, Organización del Tiempo y Equidad en los Trabajos, Nuria Vergés, ha hecho especial hincapié en la importancia de “tener en cuenta a todas las personas” a la hora de diseñar políticas públicas y ha asegurado que este estudio cuenta con “perspectiva de género”.