Menú Buscar
Primeras planas

Reuniones de diez personas y la subida fiscal de Torra

Aglomeraciones atléticas. El Gobierno avanza en la desescalada. La ministra Ribera dice que otros están peor y que aquí no se recomienda beber lejía. Torra no descarta un nuevo hachazo fiscal

18 min

El chiste del día es el del tipo que ayer se puso el chándal para correr y se encontró un billete de mil pesetas en el bolsillo. Qué pasión por el atletismo, qué furor ciclista, que ardor caminante. España en masa salió a hacer deporte a las ocho de la mañana. No consta que se colapsaran las urgencias con los tirones, torceduras y esguinces derivados del repentino ejercicio. Los hospitales dan yuyu.

Había ganas de desconfinamiento. No todo el mundo lleva bien la reclusión. Ni la desescalada, que también puede afectar gravemente a la salud mental. Una tipa que corría fuera del horario autorizado se tiró a la yugular de un mosso. Del teletipo de Europa Press: "La detenida corría por un paseo próximo en la playa de la Mar Bella, sobre las 11.30 horas, y en un primer momento dos agentes la han parado y le han explicado que, según las restricciones en vigor por el coronavirus, solo podía practicar deporte por la mañana hasta las 10". La individua no se lo tomó nada bien. Tiró una moto de los agentes y mordió a uno de ellos. Como dijo Rafael El Gallo, hay gente para todo.

Salida en masa, desconcierto por franjas, gente que a la se la pelan los horarios y distancia social compleja por razones de índole física relativas al número de personas que caben por metro cuadrado. Un carajal. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, salió por la tele a la hora de la siesta para anticipar al personal que a partir del lunes la mascarilla ya no será "altamente recomendable" sino directamente obligatoria en el transporte público y que no hay plan B o alternativa al estado de alarma. 

En El Diario Belén Remacha y Analía Plaza recogen algunas de las novedades expresadas por Sánchez en su comparecencia: "El Gobierno permitirá reunirse a grupos de hasta 10 personas en casas particulares, terrazas o al aire libre a los ciudadanos de las zonas que pasen a la fase 1 de desescalada. Las islas canarias de La Gomera, El Hierro y La Graciosa y la balear Formentera iniciarán esa etapa el día 4 de mayo, y el resto de provincias e islas que estén listas lo harán el 11. A partir de ese momento, cada 14 días el Ministerio de Sanidad valorará la situación mediante un informe de la situación epidemiológica que presenten las comunidades autónomas. Aunque haya negociaciones bilaterales, la última decisión la tendrá el Ministerio".

Continúa la información un párrafo después: "En un principio, el presidente Pedro Sánchez dijo que las reuniones de grupos reducidos tendrían que ser en las terrazas de bares que abrieran, pero finalmente fuentes de La Moncloa han confirmado que podrán ser en domicilios hasta ese número de 10 personas y manteniendo las debidas distancias físicas de seguridad –2 metros– y la higiene. No tendrán que ser solo entre convivientes, sino que pueden ser familiares, vecinos, o amigos, aunque quedan excluidas las personas que pertenezcan a grupos vulnerables y las que tengan síntomas de Covid-19, estén infectadas o en cuarentena".

Todo esto estará sujeto a las contingencias derivadas del pico de la curva de la pandemia, de modo que las condiciones de la desescalada pueden sufrir alteraciones en función de las circunstancias. En líneas generales se impone la idea de que el meteorito ya tarda. 

Portada de 'El País' del domingo 3 de mayo
Portada de 'El País' del domingo 3 de mayo

Podría ser peor, según la vicepresidente para la Transición Ecológica. Entrevistada para El País por Carlos E. Cué y Manuel Planellas, Ribera deja este titular: "España está en la gama alta de éxito, otros han recomendado beber lejía". Ahí va una selección de preguntas y respuestas: 

P. ¿Al Gobierno le ha faltado autocrítica en su gestión?
R. El Gobierno ha estado dedicando las 24 horas del día a intentar afrontar esto de la manera más congruente posible y más compacta y solidaria posible. Sí, es posible que haya habido cosas que hubiéramos podido hacer de otro modo mejor. Siempre es mucho más fácil saberlo después. Estadísticamente seguro que ha sido así. Lo que sí es cierto es que las grandes cosas de las que se acusa al Gobierno, que si fue tarde la reacción... Creo que hemos estado en el mismo tipo de errores y de margen que el resto de los países del mundo. Incluso en algunos países del mundo han tenido a sus líderes recomendando beber lejía. Creo que hemos estado en la gama alta de éxito y en la gama baja de errores, que seguro que ha habido.
P. Si España reaccionó antes, como dice el presidente, ¿por qué tenemos más muertos por habitantes que nadie?
R. Ahora, con el tiempo, estamos viendo que el virus estaba probablemente antes de lo que se detectó. Se está calculando que el virus estaba en Madrid y en otras zonas en febrero.
P. ¿Qué dicen los informes con los que ustedes trabajan sobre lo que ocurrirá en otoño?
R. Esa es una de las grandes incertidumbres. No sabemos si el virus desaparece con las altas temperaturas, si tiene el potencial de convertirse en un virus estacional que vuelva a resurgir. Lo que sí sabemos es que el único escenario seguro es que exista tratamiento, o que desaparezca. Y eso por ahora no está en el mapa. Debemos aprender a mantenerlo a raya pero sabiendo que va a convivir con nosotros mucho tiempo. Creo que por lo menos hasta principios de octubre tenemos que tener mucho cuidado. Lo ideal es haber recuperado la máxima normalidad mucho antes, por eso nuestro horizonte optimista es podernos encontrar a principios de julio viviendo en la calle, pero con la incorporación de las pautas sanitarias y de prudencia.

El País destaca también un artículo suscrito por los principales líderes políticos de la Unión Europea del que ha quedado fuera Pedro Sánchez. El texto viene con las firmas de Giuseppe Conte, presidente del Gobierno de Italia; Emmanuel Macron, presidente de Francia; Angela Merkel, canciller de Alemania; Charles Michel, presidente del Consejo Europeo; Erna Solberg, primera ministra de Noruega, y Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea. En el texto abogan por buscar una vacuna contra el virus. La carta, que no es precisamente un documento que vaya a pasar a la historia ni por su contenido ni por su originalidad, dice entre otras cosas que "estamos avanzando sobre el compromiso de los dirigentes del G20 de desarrollar una respuesta masiva y coordinada al virus. Apoyamos el llamamiento a la acción conjunta de la Organización Mundial de la Salud y de otros agentes mundiales del sector sanitario. Para ello hemos puesto en marcha recientemente un “acelerador” para el acceso a las herramientas y recursos sobre la Covid-19: una plataforma mundial de cooperación para agilizar y ampliar la investigación, el desarrollo, el acceso a la vacuna y su distribución equitativa, y otros tratamientos terapéuticos y diagnósticos vitales. Esta plataforma ha sentado las bases de una verdadera alianza internacional para combatir la Covid-19".

Sigue: 

Estamos decididos a trabajar juntos, con todos los que comparten nuestro compromiso con la cooperación internacional. Estamos preparados para liderar y apoyar la respuesta global. Nuestro objetivo es claro: el 4 de mayo, en la conferencia en línea de donantes que hemos convocado, queremos conseguir un importe inicial de 7.500 millones de euros (8.000 millones de dólares) para compensar el déficit de financiación global estimado por la Junta de Vigilancia Mundial de la Preparación y otras instituciones. Estamos encantados de reunir a interlocutores de todo el mundo. Todos pondremos nuestras aportaciones sobre la mesa y los fondos que recaudemos impulsarán una cooperación global sin precedentes entre científicos y reguladores, industria y Gobiernos, organizaciones internacionales, fundaciones y profesionales de la salud. Apoyamos a la Organización Mundial de la Salud y nos complace aunar esfuerzos en esta tarea con organizaciones con experiencia, como la Fundación Bill y Melinda Gates y Wellcome Trust".

En El Confidencial apuntan a que ningún país dice la verdad sobre el número de víctimas mortales y añaden que en España podrían ser 42.000 (frente a los más de 25.000 oficiales) según un estudio de tres profesores de ingeniería. Firman la nota Darío Ojeda y Rafael Méndez: "En medio del caos provocado por la peor pandemia que ha sufrido la humanidad en el último siglo hay muy pocas certezas. Una de ellas es que el número de muertes contabilizadas por Covid-19 es inferior al real. En todos los países han muerto más personas por el coronavirus de las que reflejan las estadísticas oficiales. Se están contando mal los muertos porque no es posible contarlos bien: muchos de los fallecidos no habían sido sometidos a un test. España no es una excepción. Hasta este viernes habían fallecido, oficialmente, 25.100 personas por la pandemia, y los registros civiles han detectado que la mortalidad ha aumentado en 30.000 casos. Sin embargo, un grupo de ingenieros de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) eleva la cifra un 76%, por encima de los 40.000 al eliminar un sesgo de los registros, ya que algunos de poblaciones grandes no están informatizados".

Continúa la pieza: "La cifra más fiable parte del Sistema de Monitorización de la Mortalidad diaria (MoMo), creado para medir olas de calor y que refleja la mortalidad de los registros civiles respecto a la esperada en la misma época del año. Usando eso como base, tres profesores de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería y Diseño Industrial de la UPM calculan el exceso de muertes provocado por el Covid-19. En un estudio publicado en la web de la escuela estiman que a 29 de abril el exceso de mortalidad provocado por la pandemia, de manera directa e indirecta, podía cifrarse en 42.803 fallecimientos. "Intentamos encontrar el exceso sobre muertos reales para intentar compararlos con la mortalidad por covid-19", explica Rafael Cascón, uno de los tres autores del estudio junto a Miguel Berzal y Francisco Santos. "Solamente estimamos el exceso de muertos sobre la mortalidad prevista"".

Sondeos. El Español advierte en su apertura que "Más de un 50% rechaza el plan de Sánchez y la prórroga del estado de alarma". El ABC aporta una encuesta sobre unas hipotéticas elecciones para la alcaldía de Madrid. Subidón del PP y desplome de Más Madrid y Ciudadanos. Estos son los datos: PP, 27, 44,7% (15, 24,2%); PSOE, 15, 25,9% (8, 13,7%); Más Madrid, 5, 8,2% (19, 30,9%); Vox, 4, 7% (4, 7,6%); Unidas Podemos, 3, 6,2%; Ciudadanos, 3, 5,2% (11, 19,1%).

Cataluña. La prensa de orientación independentista se olvida del simpático mensaje en Twitter del jefe de prensa de Miquel Buch sobre la exploración de escenarios bélicos para conseguir la independencia. El valiente y tremendo Joan Maria Piqué borró el tuit al poco de haberlo subido a la red. Una hazaña, otra más, del arrojado Piqué.

Más independentismo. Concentración de veinte personas frente a la cárcel de Lledoners con carteles de los presos y fugados. Seguro que Buch toma cartas en el asunto y les pone una multa. O no.

El Govern presentó ayer su comisión para la reconstrucción. Los miembros del Ejecutivo catalán están dispuesto a hacer lo que sea menos rebajarse el sueldo o reducir chiringuitos, según se desprende de la respuesta que Pere Aragonès le dio al director del e-notícies, Xavier Rius: "El vicepresident Pere Aragonès no ha concretat si el Govern prendrà alguna mesura concreta com aprimar l'administració, abaixar-se el seu sou i alts càrrecs després que e-notícies li demanés durant la roda de premsa sobre "quins sacrificis estan disposats a fer" per fer front a la crisi econòmica provocada per la pandèmia. Aragonès ha dit que "nosaltres, com a Govern, continuarem treballant, seguirem coordinant i impulsant totes les iniciatives que siguin necessaris"".

Además de continuar trabajando, no se descarta una subida de impuestos para financiar la juerga, según una pieza de Àlex Tort en La Vanguardia; "“Tenemos que jugar y analizaremos todas las herramientas que tenemos a nuestro alcance”. Así ha respondido Quim Torra a la pregunta de si el Govern se plantea aumentar nuevamente los impuestos que dependen de la Generalitat, como ahora la parte autonómica del IRPF, sucesiones, patrimonio y donaciones. Este posible incremento se añadiría al ya previsto en los presupuestos del 2020, aprobados el 24 de abril, y que ya contienen unas modificaciones fiscales que gravan especialmente a las rentas más altas, aunque el Govern ha matizado que no se preven de inmediato".

Sigue el texto: "Esta puerta abierta a una subida de impuestos para dotar el plan de choque contra los efectos de la Covid-19 contrasta con las afirmaciones del Govern de los últimos días, cuando había descartado cualquier modificación más. La consellera de Presidència, Meritxell Budó, aseguró en rueda de prensa el 15 de abril que consideraba que no era el momento de incrementar impuestos. “No es momento de castigar más a la ciudadanía”, añadió. También el 23, un día antes de avalarse las cuentas en el Parlament, Budó afirmó que los presupuestos ya contienen una reforma fiscal y descartó un aumento extra o una nueva reforma".

Entrevista en TV3 al presidente de la Cámara de Comercio, Joan Canadell, que aprovechó la ocasión para presentar la "MaskCat", una protección integral a la catalana contra el coronavirus en la estela de los inventos del profesor  Franz de Copenhague.

3 de mayo, santoral: Alejandro I papa, Felipe apóstol, Santiago el menor apóstol y Violeta virgen y mártir.