Menú Buscar
Primeras planas

Rajoy se arranca tres muelas y el partido "full equip" de Colau

'La Razón' anuncia la "era II del marianismo" y Federico Jiménez Losantos concluye que "Rajoy sigue, nada cambia". El podemita Espinar, por la senda de Monedero

8 min

¿Hacían falta alforjas para ese viaje? Es la pregunta que se destila de casi todos los titulares. El nuevo Gobierno ha dejado más bien fríos a los comentaristas monclólogos, que no se imaginan el daño que le ha debido hacer al señor Rajoy quitarse tres muelas y atornillarse seis piezas de recambio en la piñata. Qué ingrata es la patria, don Mariano.

El listado de los ministros de El Español aporta los datos claves de los veteranos y de los novatos, el reparto del poder en el Consejo de Ministros y las áreas departamentales. Soraya Sáenz de Santamaría es la que manda y Méndez de Vigo pondrá la cara para que se la partan en la rueda de prensa postconcilium viernesino. A Dolores de Cospedal le ha tocado Defensa y la sorpresa es Dolors Montserrat, titular de Sanidad. 

La experiencia en el ramo no es un mérito, sino todo lo contrario. Por ejemplo, Alexanco, que era un defensa central del Barça, funcionaba bastante bien de ariete bajo el mando de Cruyff y el portero paraguayo Chilavert metía goles de falta a capazos. Con los peloteros, como con los ministros, nunca se sabe. Y como decía Companys: "Yo, ministro de España, aunque sea de Marina".

Un análisis de José Alejandro Vara en Voz Populi subraya las claves de la alineación gubernamental: "Mariano Rajoy apuesta por el continuismo con leves toques de renovación. El Gobierno surgido del largo año de atasco institucional, incorpora novedades pero no grandes cambios. Hay cambio en el escaparate pero los pilares siguen siendo los mismos. O más sólidos. Sáenz de Santamaría es la gran vencedora en el reparto de poderes del nuevo gobierno. Mantiene Vicepresidencia, el CNI, y se convierte en 'la ministra para Cataluña', al asumir el Ministerio para Administraciones Territoriales, de nuevo cuño. Incorpora a su fiel Álvaro Nadal en área económica y siguen Cristóbal Montoro y Fátima Báñez, con responsabilidades en funciones tan clave como fiscalidad y pensiones".

Uno de los artículos más incisivos y molares sobre el caso es el de Federico Jiménez Losantos en El Mundo: "Muchos creyeron que, efectivamente, Rajoy iba a cambiar. No que podía y debía hacerlo -que por el bien de España, de su partido y de él mismo, debería- sino que, por lo menos, podría intentarlo. Pues bien, ayer dejó claro que no le da la pontevedrísima gana. Sólo ha echado a un amigo, Margallo, porque se atrevió a preconizarse sucesor; y ha trasladado a otro amigo, Fernández Díaz, dicen que al Vaticano, con el peligro de que el amigo de Timochenko, los Castro y Maduro nos declare la guerra de la paz. A Morenés lo devuelve al sector privado del que se dice, sin pruebas, que salió. Pero tenía que colocar a su Ashisina 2 en un nivel de figuración no muy inferior al de Ashisina 1, y así ha sido. ¡Cómo va a mandar Cospedal en los telediarios fiiirmés! Pero Ashishina 1 conservará todo su poder, porque mantiene la televisión, cosa de Industria, en manos de Nadal 2, que es A1. Y sobre todo, mantiene el CNI para espiar a todos los demás. (...) La cuestión de fondo, que es la lucha contra la corrupción, pasa por Justicia e Interior. Y por Justicia, donde repite Catalá, no pasará. Y por Interior, tampoco. Zoido, más que un barrido de teléfonos en su despacho, debería hacer un exorcismo, porque allí hay micrófonos ocultos desde 1982 y afluyen cloacas carreroides, rugalcábidas y zapatarras. ¡Si al menos hubiera traído de Sevilla a la juez Alaya! Pero no: Rajoy sigue, nada cambia".

Por lo demás, La Razón sorprende con el pedazo de titular "La era II del marianismo". Pues eso, que queda inaugurado el nuevo Consejo de Ministros bajo el manto protector de Super Mariano Bros, el imperturbable. Larga vida al César. Por lo menos hasta los idus de marzo.

Sigue el caso Espinar, que va por el camino de Monedero. Los detalles de la compraventa están muy meridianos en El País, según el texto de Vicente G. Olaya y Esther Sánchez: "El diputado autonómico madrileño y senador de Podemos, Ramón Espinar,vendió el piso protegido que le adjudicó la cooperativa Vitra en Alcobendas (Madrid), un 25% más caro de lo que comunicó a la Comunidad de Madrid. Espinar registró el 20 de agosto de 2010 en la Dirección General de Vivienda y Rehabilitación una solicitud de “autorización de venta de vivienda oficial o con protección pública”, en la que manifestaba su “propósito de enajenación por el precio de 140.313,35 euros”. Cinco meses después, la vendió por 175.126,12". 

No hay más irregularidades porque no caben, pero el diario de Prisa las expone todas con prosa forense. Espinar, las primeras esposas te han fulminado.

En el hemisferio catalán, los comunes se articulan, confluyen y propagan. Velan armas para el asalto al palacio de enfrente y la destrucción del soberanismo a la vieja usanza y de toda la izquierda, de ERC al PSC pasando por la CUP. Antonio Fernández da noticia de la conferencia inaugural del camarada Domènech en El Confidencial: "El nuevo partido que pretende formar Ada Colau será “soberanista y de izquierdas”, además de tener el “republicanismo” como modo de lucha “por la libertad, la fraternidad y la igualdad, el lema de la asamblea revolucionaria francesa que significó la lucha conjunta por la emancipación de los pueblos”. Así definió Xavier Domènech, el cabeza de lista de En Comú Podem (ECP, la lista de confluencias de Podemos, Guanyem e ICV en las últimas elecciones generales), el proyecto que quiere articular la alcaldesa de Barcelona y que pretende dominar el espectro sociopolítico de la izquierda catalana".

O sea, un partido full equipe. ¿Cómo no se le había ocurrido a nadie antes?

4 de noviembre, santoral: Carlos Borromeo, Agrícola y Vidal de Bolonia y Modesta de Tréveris.