Menú Buscar
Primeras planas

Nueva prórroga y un 155 vegetariano

Las versiones digitales de 'La Vanguardia' y 'El Periódico' dan por descontada la independencia. Cataluña ya es república. Maduro denuncia la represión. La hipótesis del satélite de Rusia

9 min

"Últimas noticias de la independencia de Catalunya". Así titulaba ayer La Vanguardia digital su seguimiento de la crisis social, económica y politica provocada por el proceso separatista. Para qué andarse con rodeos. Una vela al diablo digital y la otra al dios tuitero. Grande, grande. El Periódico, igual. "Independencia de Catalunya: últimas noticias en directo". Pescado fresco, me lo quitan de las manos. Lo mismo podrían haber titulado éxodo empresarial al segundo, minuto y resultado de la catástrofe independentista o Cataluña en la encrucijada, pero qué caramba, hay que disfrutar el momento. Ahora mismo Cataluña es una república reconocida por el compañero Maduro y Julian Assange. Está al caer el apoyo de Putin. Poca broma. Cataluña sería una avanzadilla soviética en el Mediterráneo, un pedazo de república al sol protegida por la potencia militar de Rusia. Recreando el escenario, a las chicas y chicos de la CUP se les ponen los pezones como puntas de misil. Que corra el vodka.

Portada de 'La Vanguardia' del 19 de octubre de 2017 / CGEl papel llega mojado al quiosco, pero Carmen Morodo apunta en un texto en La Razón que alude a la infinita pereza de Rajoy con todo esto del "lío" catalán: "Habrá respuesta política, previsiblemente de Mariano Rajoy, pero ayer, sin embargo, en Moncloa alargaban el plazo para celebrar ese Consejo de Ministros hasta el sábado. Oficialmente estas horas añadidas a la ejecución de la intervención son para terminar de pactar con el PSOE y con Ciudadanos todas las medidas dirigidas a restablecer la legalidad y "el autogobierno en Cataluña". Pero es una decisión que, inevitablemente, enlaza con la apuesta de Mariano Rajoy por alargar todo lo posible la salida traumática que implica actuar por primera vez de la mano de esta prerrogativa constitucional, el artículo 155, en el Estado autonómico que surgió con la Constitución del 78".

Sigue Morodo: "Rajoy prefiere que las elecciones las convoquen en Cataluña, que sean consecuencia del bloqueo político y de la presión de la CUP, antes que verse obligado a convocarlas él. Y ayer mismo Ejecutivo y PSOE coincidieron en asegurar que el 155 se frenaría si Puigdemont disolviera la legislatura y anunciara unos comicios".

Diga usted que sí don Mariano, deles carrete y cuartelillo. Queremos mambo y el mambo se anuncia en El món: "Des de la Crida per la Democràcia és té la idea de fer un seguit d'accions directes, massives, de desenes de milers de persones que deixin enrere el cicle de les manifestacions i donin pas a l'acció directa no violenta perquè el sector sobiranista es faci respectar i escoltar". Se conoce que se va a montar una rave de la leche el 20 de octubre, viernes. Lo demás, surprise

A la espera de lo concreto, que viene con un retraso de semanas, el Gobierno de España chapotea en un mar de dudas. ¿A quién se le ocurriría lo del articulito de los huevos? El 155. Fuentes muy fiables deslizan que el concepto en Moncloa es "155 vegetariano". Todo muy profiláctico. Se van a enterar en el Gobierno de la campaña de propaganda que les van a meter los publicistas de la causa independentista. Lo de "Help Catalonia" va a ser una broma en comparación a la cantidad de cuentos chinos que prepara la factoría de soberanas mentiras. Cloacas del Estado, Operación Cataluña, Caza "Major", Decreto de Nueva Planta, la intemerata en medios y redes. Roures no para, el Gobierno traga. Le acabarán por adjudicar también el bar del Congreso. La señal institucional de las dos cámaras españolazas ya es suya.

La diplomacia hispánica es algo que también se tendría que revisar, no sólo la enseñanza en Cataluña. A tal efecto escribe Javier Casqueiro una pieza en El País: "En el propio seno del Gobierno de Mariano Rajoy, en La Moncloa y en otros ministerios se reconoce que esa batalla por ganar el relato internacional de lo que ocurre en Cataluña se ha perdido entre otras razones porque casi no se ha dado. Lo que algunos diplomáticos españoles destinados en el extranjero consideran “alarmante” es que “se hayan dejado pasar tantos años sin explicar y contraponer, rápida y tajantemente, que la pretensión de los separatistas catalanes es lo que resulta un objetivo totalmente antidemocrático y que el Estado español es tan democrático como cualquiera homologable en nuestro entorno”. El presidente, muchos de sus ministros y otros responsables de alto nivel de la Administración central no han entrado “por desidia o falta de un mensaje articulado y coordinado” en esa tarea, según algunos diplomáticos consultados, y cuando lo han intentando, ya en septiembre, con el golpe de mano dado en el Parlamento catalán y la consulta del 1-O convocada, ha parecido demasiado tarde".

Menos mal que al bloque independentista se le ha pasado de rosca la propaganda sobre las cargas policiales del 1-O y en Europa se habla ya de una "denuncia catalana" para significar todo aquello alusivo a lo fake.

Emilia Landaluce firma un artículo en El Mundo sobre el invitado inesperado en el desenlace de esta temporada de El Procés: "En esta tesitura --como en tantos momentos históricos-- ha aparecido un elemento que nadie esperaba. Se trata de ese movimiento de sana españolidad en el que parece sentirse reflejada la mayoría de los ciudadanos. No es una cuestión de derechas o izquierdas. Ni siquiera de esas banderas españolas que muchos vecinos (también los de Pablo Iglesias) han sacado al balcón. Es algo más racional que el patriotismo. Es respeto a la legalidad, a la Constitución, a las instituciones, a la Corona, a la igualdad de todos los ciudadanos... Mola bastante, la verdad".

Sigue deprejuiciada Landaluce: "Por eso, gran parte de los españoles no vería con buenos ojos que el Gobierno (o los políticos) accedieran al chantaje de los delincuentes. (Presuntos aunque todos los hemos visto actuar en la ilegalidad). De hecho, consideran que el Estado español debería hacerse más presente en Cataluña y quizás recuperar ese terreno que desde hace años solo abona el nacionalismo. No, Sánchez y Rajoy no están en una posición sencilla. Debe de ser difícil tener que traicionar la confianza de esos españoles que se han vuelto a reencontrar".

Y remata: "Un indicador bastante más fiable que el CIS: la terminación en 155 es la más solicitada en las administraciones de lotería. También en Cataluña. El azar...".

Tortura en Soto del Real. Los presos gritan "¡Viva España!" cuando ven pasar a los Jordis. Serán quinquis...

19 de octubre, santoral: Pablo de la Cruz, Pedro de Alcántara y Canuto de Dinamarca.