Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Primeras planas

Negra Navidad y el Pimpinela de Iglesias y Montero, María Jesús

Marcha atrás. El aumento de casos de coronavirus provoca un repliegue de la desescalada. Pablo Iglesias y la portavoz del Gobierno, Montero, discuten airados en los pasillos del Congreso

15 min

Navidad bajo el signo del coronavirus. Los gobiernos regionales determinarán entre hoy y mañana nuevas medidas restrictivas. Las celebraciones familiares de diez personas y dos burbujas quedarán reducidas a seis individuos de la misma burbuja. Se restringirá la movilidad, se endurecerá el toque de queda y se cruzarán los dedos para que los hospitales puedan aguantar el impacto de la tercera ola, que empieza a alcanzar las características de un tsunami a decir de los responsables políticos y sanitarios. El índice de reproducción del virus ya va por el 1,22 en Cataluña, lo que de manera harto plástica significa que cien contagiados infectan a 122 sujetos sanos.

Algunos medios sostenían ayer que se iba a salvar la campaña de Navidad gracias al acelerón europeo a la aprobación de la vacuna de Pfizer y Biontech. Hoy, en cambio, apuntan a que dadas las características del inyectable, que requiere de dos dosis separadas por más de veinte días para ser efectivo, la vacunación puede verse seriamente comprometida por la tercera ola.

Sostiene esa tesis en Vozpópuli Borja Negrete, que escribe: "El repunte en los contagios de coronavirus que España sufre en los últimos días hace temer a especialistas en Salud Pública, algunos vinculados con el Ministerio de Sanidad, por la viabilidad de la campaña de vacunación contra el Covid-19. Y es que las características de la vacuna de Pfizez y BioNTech y las circunstancias navideñas son el cóctel perfecto contra la campaña.  Si siguen aumentando los contagios, el número de transmisión (Rt) crecerá. Por tanto, las posibilidades de contagio entre la población aumentarán. Además, la vacuna de Pfizer BioNTech requiere dos dosis para alcanzar su máximo de inmunidad. Entre la primera dosis y la segunda deben transcurrir 21 días, y solo con la primera dosis es posible contagiarse en un plazo de 12-14 días".

Sigue la nota: ""Con la actual tendencia de contagios es probable que mucha gente que se vacune se contagie antes de recibir la segunda dosis", advierten desde la Sociedad Española de Medicina Preventiva. El conocido inmunólogo Alfredo Corell advierte en declaraciones a Vozpópuli que "va a ser muy necesario monitorizar a los vacunados tras la primera dosis". "Si te ponen la vacuna el 2 de enero y en Reyes te juntas con la familia y alguien está contagiado, cabe la posibilidad de que te contagies. Es por ello que no hay que relajar las medidas de precaución aunque haya vacunas. Con la primera dosis no puedes hacer fiestas. Como pronto, habrá que esperar al verano para eso", señala".

Negro panorama aliñado por la vuelta atrás en todo el territorio nacional. Serán las regiones quienes tengan potestad para adoptar nuevas medidas, de modo que cada comunidad podrá imprimir su acento a las fiestas más allá del Olentzero y el cagatió.

En El Diario escribe al respecto Belén Remacha: "Todo queda en manos de las comunidades autónomas. El Ministerio de Sanidad ha cambiado el plan que aprobó el 2 de diciembre, y ya no será obligatorio para las comunidades permitir cenas de 10 personas máximo y toque de queda a 1:30 en los días señalados de Navidad, ni abrirse perimetralmente a visitas de familiares y allegados entre el 23 de diciembre y el 6 de enero. La tendencia ha cambiado desde hace solo dos semanas y lo que era un claro descenso de casos de Covid-19 en España se ha revertido y amenaza con una especie de 'tercera ola' tras las fiestas, en pleno comienzo de la vacunación. Así que los gobiernos autonómicos podrán endurecer su estrategia reduciendo las cenas, prohibiendo viajes o adelantando el toque de queda, como ya han anunciado varios de ellos en las últimas horas".

Continúa el texto: "Sanidad planteó el plan para Navidad como un documento vivo que lanzaba el mensaje general, decían, de "hay que quedarse en casa". Sin embargo, no ha sufrido modificaciones hasta una semana antes de Nochebuena. En el nuevo texto del documento hablan de eso y del cambio en los datos. "Las medidas planteadas a fecha de 2 de diciembre se realizaron en base a una situación epidemiológica con una tendencia descendente", reza. "Sin embargo, en los últimos días se ha observado una ralentización generalizada en el descenso de las tasas de incidencia; en algunos territorios, una ligera tendencia ascendente". Se refieren a que España ha superado este miércoles de nuevo 200 casos acumulados por cada 100.000 habitantes en 14 días, después de que la semana pasada bajara de esa cifra tras meses de ascenso --llegaron a superarse los 500--. En cinco comunidades los casos van en aumento: Baleares, Madrid, Canarias --en estas tres a mucha velocidad--, Comunitat Valenciana y Catalunya, cuyo secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon, explicaba en una entrevista en elDiario.es que los indicadores señalan un claro cambio de tendencia hacia una posible tercera ola".

Portada de 'El Mundo' del 17 de diciembre de 2020 / EL MUNDO
Portada de 'El Mundo' del 17 de diciembre de 2020 / EL MUNDO

A todas estas y en política el ambiente en el Gobierno de coalición es tan malo que María Jesús Montero, titular de Hacienda, y Pablo Iglesias, vicepresidente de sus cosas, montaron una escena a lo dúo Pimpinela en los pasillos del Congreso. "El  Gobierno exhibe su crisis en pleno caos ante Navidad" titula El Mundo una crónica coral firmada por Álvaro Carvajal, Luis Ángel Sanz y Marisol Hernández y  la que destacan estos párrafos: "La tensión interna quedó retratada por primera vez a la vista de todos con gestos e imágenes. No una vez, sino dos. Pablo Iglesias y María Jesús Montero mantuvieron una tensa conversación, cazada por periodistas y fotógrafos, en uno de los salones del Congreso anexo al Hemiciclo mientras Pedro Sánchez debatía con los grupos de la Cámara. Y horas después el vicepresidente segundo también protagonizó una insólita escena en el pleno al abandonar la sesión en el momento exacto en que la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, afirmaba que «la política sobre Venezuela la fijan el presidente del Gobierno de España y la ministra de Asuntos Exteriores»".

Sigue la pieza: "En este caso no hubo intercambio de palabras pero en la conversación con Montero la ministra de Hacienda llegó a espetarle al vicepresidente segundo con un «no seas cabezón». Algunas fuentes apuntan que era al hilo de la pelea sobre los desahucios. Poco más pudo escucharse, pero la gestualidad denotaba un tono tenso y áspero. Fuentes moradas reconocen que el contexto era el de los debates y las discrepancias que se están produciendo sobre temas como el salario mínimo, el corte de suministros o los desalojos de viviendas. Insisten que son asuntos pendientes y que se tienen que solucionar".

Están tensos en Podemos y más que van a estarlo en caso de que prosperen las pesquisas judiciales en torno a la sede del partido. "Los contratistas de la sede de Podemos revelan ante el juez que fueron elegidos a dedo" asegura El Confidencial en otra pieza a varias manos. Firman José María Olmo, Pablo Gabilondo y Beatriz Parera: "La investigación sobre las finanzas de Podemos ha detectado graves deficiencias en el proceso de licitación de las obras de reforma de su nueva sede. Los empresarios que se llevaron el contrato admitieron el pasado 22 de noviembre, durante su declaración como testigos ante el instructor de la causa, el juez Juan José Escalonilla, que un arquitecto del partido les contactó para ofrecerles el proyecto, les facilitó información técnica que no estaba a disposición de otros proveedores y algunos ni siquiera llegaron a presentar sus respectivas ofertas en el perfil del contratante que habilitó la formación para elegir a los ganadores, según se desprende de sus testimonios, a los que ha tenido acceso El Confidencial".

Continúa la nota: "El titular del Juzgado de Instrucción número 42 de Madrid analiza desde julio las obras de Podemos junto a otras presuntas irregularidades cometidas por sus dirigentes en la gestión de fondos de origen público, como la contratación de la agencia Neurona para la realización de servicios de carácter electoral que no han sido acreditados por la formación. En el caso de la reforma de la sede, la normativa interna de Podemos obligaba desde marzo de 2018 a sus máximos responsables a licitar los contratos para encontrar las mejores ofertas. Pero el juez recordó en otro momento de los interrogatorios que la ley de contratos del sector público también exigía al partido sacar a concurso un encargo de estas características".

Portada de 'La Vanguardia' del 17 de diciembre de 2020 / KIOSKO.NET
Portada de 'La Vanguardia' del 17 de diciembre de 2020 / KIOSKO.NET

Cataluña. Dice La Vanguardia en un suelto de portada que los cortes de la Meridiana "valen" 340.000 euros. En el interior, el titular aclara que no valen, sino que cuestan. La pieza es de Toni Muñoz: "El Ayuntamiento de Barcelona ha gastado en 14 meses un total 340.000 euros en el dispositivo policial de orden público que despliega para la concentración, cada vez más minoritaria, que corta diariamente el tráfico de la avenida Meridiana. Así consta en un informe policial de la Guardia Urbana al que ha tenido acceso La Vanguardia. El gasto oscila entre los 1.500 y los 3.000 euros diarios dependiendo de las afectaciones y de si la protesta coincide con un día laborable, un festivo o un puente".

¿Cada vez más minoritaria? Elisenda, que no decaiga. La presencia de la ANC cortando la Meridiana valga lo que valga o cueste lo que cueste es imprescindible para dar escalf a los presos. No surrender, leche. 

Titular de alcance en El Món. "La Guàrdia Civil sospita que Puigdemont vol fer passar el polígraf a mossos i personal del Govern". La pieza es de Quico Sallés, que ha tenido acceso a la documentación judicial de la operación de la Guardia Civil que se llevó por delante a Madí, Soler y Vendrell. Según Sallés, eso del polígrafo se trata de una hipótesis a la que la Benemérita concede credibilidad pero que sería  tan disparatada como la de los mercenarios rusos. 

Ahí va un extracto: "En aquest magma documental recollit pels investigadors, destaquen dos correus electrònics entre Cabaní i l’empresa nord-americana Converus, en concret amb Darryl Bullens, de data dos d’agost de 2020 i un altre de l’endemà, en conversa amb Russ Warner. Tots dos executius de la companyia. En el primer mail, Cabani informa a l’empresa que es “planteja treballar per al govern català” amb la “particularitat d’establir-se en un país alternatiu com Estònia”. “D’aquesta manera”, continua la Guàrdia Civil, “s’infereix que està sospesant treballar per al govern català en una matèria tan sensible com és la selecció de personal per a l’administració catalana”. Fins i tot, els investigadors interpreten que “Cabaní s’estableixi en altres països respon a la finalitat de garantir-se la sostracció a l’acció de la justícia espanyola”.  “Pretén implementar un centre de reclutament de personal”, sentencia la policia judicial en el seu informe per a l’instructor. I afegeixen que és “significatiu que Converus, tal com es pot consultar en la seva pàgina oficial d’internet, ofereix un recurs polígraf per detectar si una persona està dient la veritat a través d’una aplicació anomenada Identity Detect”".

Claro, claro. ¿Cómo va a pretender aplicar Puigdemont el polígrafo a sus leales colaboradores? Pero si se fía de todo el mundo. ¿O no?

17 de diciembre, santoral: Lázaro, Vivina, Yolanda, Roque, Alfonso y Justiniano.