Menú Buscar
Primeras planas

Las malas compañías de Sánchez y López funde a Puigdemont

Los partidos de la moción le aprueban al Gobierno seis decretos. Sintonía entre Álvarez de Toledo y Arrimadas en el debate de La Vanguardia. Pina y el segundo letrado de Vox

11 min

El Gobierno de Pedro Sánchez ha salido en hombros por la puerta grande de la carrera de San Jerónimo. Precisamente los mismos partidos que sustentaron la moción de censura han prestado sus votos en la Diputación Permanente del Congreso para convalidar seis decretos como seis soles y seis anuncios de campaña. Puro electoralismo, según el PP. Sí y suele funcionar. 

En la crónica de Anabel Díez y Javier Casqueiro para El País se detallan tales medidas: "Los decretos sobre el plan de contingencia ante el Brexit, el de igualdad y el que contempla inversiones para los Ayuntamientos y las comunidades han conseguido 40 votos a favor (incluido Ciudadanos), 25 en contra (PP) y ninguna abstención. El referente a medidas de protección social y lucha contra la precariedad laboral que contiene el apoyo a los parados mayores de 52 años recabó 34 votos afirmativos, 25 negativos (PP) y seis abstenciones (Ciudadanos). El de las reformas para apoyar el alquiler sumó 33 síes, 31 noes (PP y Ciudadanos) y una abstención. Y, finalmente, el de la estiba ha contado con 33 síes, 25 noes (PP) y siete abstenciones (Ciudadanos)".

La sesión escoba propicia versiones críticas en los medios de Madrid sobre las malas compañías y las peligrosas amistades de Sánchez. En El Mundo refieren el abrazo del oso del "pacifista" Otegi, antes conocido como "el Gordo". Esa "foto" es de mala digestión para el socialismo templado. Escribe Josean Izarra: "EH Bildu ratificó este miércoles en la Diputación Permanente en el Congreso que a partir del próximo 29 de abril quiere ser protagonista también en Madrid. Su anunciado respaldo a los seis decretos-leyes de precampaña del presidente Pedro Sánchez permitió a Arnaldo Otegi dirigir un nítido mensaje hacia La Moncloa tan sólo mes y medio después de haber votado en contra de los presupuestos generales que el propio Sánchez utilizó como termómetro para determinar el fin de su legislatura exprés. Pero en esos apenas 45 días, el ex miembro de ETA, el líder de Batasuna y ahora el referente de EH Bildu ha hilvanado una nueva entente política con la ERC de Oriol Junqueras. Así pretende multiplicar el valor cualitativo de sus escaños en el Congreso ante el ajustado escenario parlamentario que auguran las encuestas".

portada puigdemont elperiodico

El Ejecutivo no para quieto y prepara ya la pista de aterrizaje por si, como avisa La Razón, se reedita el "pacto Frankenstein" a la vuelta del 28 de abril. Ayer mismo llegó la ministra Batet a un acuerdo con el PNV que destaca El Independiente. Firma la pieza Mikel Segovia: "La operación se intensificó hace unos días y se aceleró definitivamente ayer. Implicó al lehendakari, a la vicepresidenta del Gobierno, a sus ministros y secretarios de Estado y al PNV y el PSOE. Fueron horas intensas que hicieron pasar al PNV del pesimismo del martes al convencimiento expresado ayer miércoles de que finalmente habría acuerdos en materia de transferencias antes del 28 de abril. Y el resultado se vio en apenas unas horas. Si a media tarde los nacionalistas decidían apoyar al Gobierno para que sacará adelante los seis decretos ‘sociales’ que remitió a la Diputación Permanente, a las 21.00 horas el Ministerio de Política Territorial y Función Pública de Meritxell Batet confirmaba la nueva ‘victoria’ negociadora del PNV con la convocatoria la próxima semana de la Comisión Mixta de Traspasos para ultimar la cesión a Euskadi de cuatro nuevas competencias".

El detalle de lo transferido, según Segovia, es el siguiente: "Se trata de la titularidad de los 77,5 kilómetros de la autopista A-68 que discurren por el País Vasco, la competencia relativa al seguro escolar, la referida a la ejecución de la legislación del Estado sobre productos farmacéuticos y por último, la competencia sobre las ayudas previas a la jubilación ordinaria a trabajadores afectados por un ERE".

En Cataluña, mientras tanto, bochornosa aplicación del reglamento por parte de Josep Costa, vicepresidente primero del Parlament que ejerció de Torrent porque el presidente de la cámara había sufrido un vahído. Pretendía Costa que Arrimadas no recordara la literatura de Torra sobre las "bestias con forma humana" con la peregrina teoría de que esos párrafos fueron escritos cuando Torra no era presidente de la Generalitat y que ahora que lo es se le debe sumisión y respeto, como al sultán de Brunei o al comendador de los creyentes en Marruecos. Total que para Arrimadas fue el precalentamiento del debate electoral de La Vanguardia. 

Destaca la buena sintonía política entre Inés y Cayetana, según escribe Isabel Garcia Pagan: "Fue tan explícita la voluntad de gobernar juntos de los dos partidos de la derecha que Álvarez de Toledo y Arrimadas se confesaron: “Nosotras queremos sumar”. De hecho, la candidata de Ciudadanos no tuvo problema alguno en mostrarse dispuesta a firmar que su partido no pactaría con el PSOE. Con la prudencia que obliga a no descartar alianza alguna, esa confesión fue para la ministra Batet la prueba definitiva del “cordón sanitario” que la derecha quiere trazar alrededor de Sánchez. Mientras, Arrimadas auguraba un acuerdo de los socialistas con Podemos y los independentistas. “¿Con qué PSOE?”, preguntó Asens, que intentó hacer valer a su partido como alternativa de gobierno".

Juicio en el Tribunal Supremo. Compareció ayer Ferran López, exsegundo de Trapero, exjefe del 155 y ahora adjunto al jefe Esquius, que fue su segundo cuando López fue el primero. La bomba que deja López en la sala es que en la última reunión entre los mandos de los Mossos y el trío Puigdemont, Junqueras y Forn, la de 28 de septiembre, el entonces president dijo que si se cumplían las expectativas policiales sobre la violencia en ese mismo instante proclamaba la independencia. 

Las inferencias sobre ese momento estelar de la humanidad son los lazos que le puede poner el tribunal al delito de rebelión.

Pero hubo más. El abogado Pina, que trató de engañar a la sala con la lectura parcial de un parte médico sobre las lesiones de un guardia, que saltó como un jabato y replicó al letrado que leyera todo el parte y no solo la parte interesada. Marchena, que en las últimas sesiones arbitra a favor de las defensas y no disimula su inquina contra la abogada del Estado, Rosa María Seoane, se vio forzado a reconvenir amablemente al abogado. No tenga usted tanta jeta, le habría dicho de no estar en el Tribunal Supremo.

Otro letrado que se cubrió de gloria fue Pedro Fernández, de Vox, según la crónica de Pablo Orgaz en El País: "Como la declaración de López como testigo la solicitó en primer lugar la acusación popular, el juez Manuel Marchena da la palabra al abogado de Vox Pedro Fernández. Llegará el día en que las defensas pedirán que todos los interrogatorios los hagan los abogados de Vox. Durante una hora, el abogado Fernández va poniendo en bandeja al comisario López una declaración que, si no se la había traído preparada de casa punto por punto, poco le faltaba. El policía se siente cómodo y cuenta más o menos lo que ya contó su exjefe Trapero". 

La evidente contradicción entre el relato del coronel de la Guardia Civil, Diego Pérez de los Cobos, y López provocó que el abogado Melero solicitara un careo. El tribunal se lo pensará mientras analiza el sentido y alcance de las palabras de López sobre Puigdemont y que según la crónica de Orgaz fueron exactamente estas: "Hacia el final de la reunión les hablamos de violencia o altercados, y recuerdo que Puigdemont dijo que si se producía ese escenario que nosotros preveíamos, en ese momento declaraba la independencia. Recuerdo perfectamente que lo dijo. Creo que es una frase que todos recordamos perfectamente porque es difícil de olvidar".

4 de abril, santoral: Agatópodo, Benito Massarari, Platón de Constantinopla y Teódulo.