Menú Buscar
El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, en el pleno del Congreso / EFE

Zoido planta a Puigdemont en la Junta de Seguridad de Cataluña

Tras el conflicto entre la Generalitat y el Ejecutivo central por la convocatoria de 500 plazas de Mossos, el ministro ha rechazado asistir a la reunión de forma unilateral

2 min

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha emplazado este miércoles a la Generalitat a negociar con él la oferta de Mossos d'Esquadra y la convocatoria de la Junta de Seguridad de Cataluña, pues ya ha avanzado que no podrá ir a la que ha anunciado el presidente, Carles Puigdemont, para el 3 de julio.

Zoido, en respuesta al portavoz de ERC, Gabriel Rufián, en el pleno del Congreso, ha hecho esta doble oferta en relación con el conflicto abierto entre la Generalitat y el Ejecutivo central en materia de seguridad.

Los motivos

En primer lugar, porque la Junta de Seguridad no se convoca desde 2009 y, en segundo, por el requerimiento del Ministerio de Hacienda limitando a 50 agentes la promoción de los Mossos d'Esquadra que la Generalitat pretendía convocar para 500 efectivos.

El ministro ha recordado que esa cifra no cumple con la tasa de reposición fijada, pero ha abierto la puerta a negociar el incremento del número de plazas mediante la acumulación de las disponibles en otras áreas.

Una cuestión que --ha recordado-- se trató en la Conferencia de Presidentes del mes de enero a la que la Generalitat rehusó asistir.

En cuanto a la Junta de Seguridad, Zoido ha dicho estar negociando con el conseller de Interior, Jordi Jané, un orden del día y una fecha.

Sin clima de confianza

La pasada semana, el secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, apuntó que no se da el clima de confianza necesario para celebrar esa reunión debido al reto soberanista.

Finalmente, este miércoles, Zoido ha avanzado que no podrá estar en la Junta convocada por Puigdemont de forma unilateral el 3 de julio al tener una reunión con tres ministros del Interior del arco mediterráneo. Aun así, ha cerrado su intervención con un emplazamiento a la Generalitat a acordar un orden del día y una fecha y a mantener esa reunión.