Menú Buscar
El exprimer ministro francés Manuel Valls junto al Nobel de literatura Mario Vargas Llosa durante la presentación de su libro en Barcelona / CG

Valls se reivindica como el candidato "de todas las élites" barcelonesas

El ex primer ministro francés aprovecha la presentación de su nuevo libro para defenderse de las críticas de sus adversarios y dibujar sus ideas fuerza a nivel ideológico de cara a la campaña

7 min

El aspirante a la alcaldía de Barcelona Manuel Valls ha pasado al contraataque y se ha defendido de una de las críticas más generalizadas que le realizan sus adversarios: el elitismo que representa.

Lejos de negarlo, el ex primer ministro francés ha sacado pecho y se ha reivindicado como “el candidato de todas las élites: económicas, políticas, culturales, sociales”. Y ha añadido: “De las élites de ayer, pero sobre todo de las élites del mañana, porque una ciudad como Barcelona las necesita”.

Respaldo de Cs

Lo ha dicho este lunes en la presentación de su libro Barcelona, vuelvo a casa (Espasa) en el Auditori de Barcelona junto al premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa, a la que han acudido unas 200 personas.

En el acto han estado presentes destacadas figuras de Ciudadanos, entre los que se encontraban los diputados en el Parlament Carlos Carrizosa, Sonia Sierra y Joan Garcia; la actual líder de Cs en el Ayuntamiento de Barcelona, Carina Mejías; y otros personajes asociados al constitucionalismo barcelonés, como los miembros de Societat Civil Catalana (SCC) Joaquim Coll y Alex Ramos; el publicista Lluís Bassat, y Joan Llorach, coautor del libro Las cuentas y cuentos del independentismo junto al ministro Josep Borrell.

Visión internacional

Durante la presentación, Valls ha dirigido sus ataques contra populistas y separatistas, y se ha erigido como el candidato defensor de la democracia. En este sentido, el ex primer ministro francés ha comparado la situación política barcelonesa y catalana con el contexto internacional, para concluir que las amenazas a las que se enfrenta la ciudad son parecidas a las que se viven en otros países europeos y de otros continentes.

A su juicio, ha sido la combinación de la crisis económica y la corrupción lo que "ha dado espacio al populismo y a la demagogia" en Europa, en España y también en Cataluña. Esto le ha servido tanto a él como a Vargas Llosa para resituar la clásica división entre izquierda-derecha en una nueva batalla entre populismo y democracia.

Para Valls, el nexo de unión entre sus dos rivales --los populistas encarnados en torno a la figura de Ada Colau​ y las diferentes candidaturas independentistas-- es la “búsqueda del enemigo para crear la tribu”: “El populismo va a buscar al enemigo. El enemigo es el emigrado, el musulmán, el refugiado, el judío. El enemigo es la empresa, el turismo, la burguesía. El enemigo es Europa, es Bruselas, las élites. El enemigo es Madrid”, ha descrito Valls, en alusión a independentistas y comunes en clave local. 

Raíces ideológicas

Durante algunos momentos, la presentación del libro ha servido como pretexto para dar pie a un debate entre el ex primer ministro francés y el premio Nobel de literatura. Después de que Vargas Llosa le preguntara por qué había roto con el socialismo, Valls no ha dudado en dar por acabado el papel histórico de la socialdemocracia en Europa. Así, ha dejado entrever su nuevo discurso, alineado con unos postulados ideológicos cercanos al liberalismo, de defensa de la democracia y del Estado de derecho.

Una ideología que guarda similitudes con las del presidente francés Emmanuel Macron, alejada de la extrema derecha que representa Le Pen o del populismo del Front de Gauche de Mélenchon, partido que ha definido como “primo hermano” de Podemos en Francia.

La figura de Tarradellas

También en clave ideológica, Valls ha repasado sus máximos referentes políticos, entre los que ha destacado al expresidente de la Generalitat Josep Tarradellas. Ha defendido su personalidad conciliadora y su pragmatismo político, para después compararse con él de forma irónica. "No había vuelto desde 1939, y nadie le dijo que no conocía Barcelona", ha afirmado Valls para contestar a las críticas vertidas contra él por haber vivido en Francia durante décadas.

El candidato a la alcaldía de Barcelona ha defendido que “la ciudad necesita ilusión, optimismo y buena gestión", y que su voluntad de ser alcalde de Barcelona parte "del cariño y el amor" hacia su ciudad natal: "Es un acto de fe en la democracia y de fe en España".

Apoyo de Vargas Llosa

Valls ha encontrado el apoyo de Vargas Llosa, que espera que el exprimer ministro galo vuelva a convertir Barcelona en una ciudad cosmopolita y abierta al exterior. El premio Nobel de Literatura ha elogiado la Barcelona de los años 70, cuando representaba a otra España, "que no era la España del oscurantismo, de la censura, que olía un poco a sacristía y a cuartel. Esa no era la España que se respiraba y vivía en Barcelona”.

Tras repasar su paso por Barcelona durante su juventud, Vargas Llosa se ha referido a la Ciudad Condal como la representante de una "España sin fronteras" en la que se respiraba un ambiente cosmopolita y europeo. Un panorama que ha contrastado con la Barcelona actual, donde “el independentismo ha conseguido apagar toda esa luz que hacía de Barcelona un polo culturalmente atractivo”. Por ello, ve necesario derrotar al nacionalismo, al que ha identificado como “el gran enemigo de la cultura” y el causante de las peores matanzas de la historia junto a la religión.

Destacadas en Política