Menú Buscar
Imagen del asedio independentista al aeropuerto de Barcelona-El Prat el lunes / EFE

Un turista francés murió de un infarto durante el asedio independentista a El Prat

El pasajero sufrió un accidente cardiovascular en la Terminal 2, fue atendido de inmediato y evacuado al Hospital de Bellvitge, donde falleció

16.10.2019 13:50 h.
5 min

Un turista francés de 62 años falleció tras sufrir un infarto en el aeropuerto de Barcelona-El Prat coincidiendo con el asedio independentista del lunes. El viajero tuvo un ataque al corazón en la Terminal 2 por la tarde, fue atendido de inmediato por los servicios de emergencia y trasladado al Hospital Universitario de Bellvitge (HUB), donde no superó la parada.

Un portavoz del Sistema de Emergencias Médicas (SEM) ha confirmado el suceso. Ha precisado que el hombre, que se encontraba en el párquin de la T2 tras caminar cuatro kilómetros hasta la instalación, se desvaneció y fue atendido por dos servicios. Por un lado por los sanitarios de Aena, el gestor aeroportuario. Por el otro, por personal del SEM que se encontraba casualmente en el lugar por motivos personales. La misma fuente oficial ha recalcado que se pudo estabilizar al paciente a pie de Terminal. Tras ello, se optó por evacuarlo en helicóptero a Bellvitge, donde perdió la vida. Insiste el SEM que el uso del helicóptero no responde al bloqueo independentista, sino que es una elección habitual en función del mapa de isocronas que tiene Emergencias y que determina cuál es el transporte más rápido para llegar al lugar de una emergencia médica.

A su vez, un portavoz del HUB ha confirmado la muerte. Ha agregado el representante que el paciente llegó en helicóptero del SEM y fue atendido al momento. "Se le practicaron maniobras de reanimación, pero no se pudo salvar su vida", ha señalado.

Altercados en El Prat tras la condena del 1O

Aena subraya que la T2 funcionaba

Por su parte, fuentes de Aena han confirmado el incidente, pero se han remitido al SEM para más información. Han señalado no obstante que la T2 operó igual que el resto del aeropuerto, dando salida a las más de 1.000 operaciones programadas para el lunes. Han insistido que las protestas independentistas causaron la cancelación de solo 110 vuelos, muchos de ellos suspendidos "preventivamente" por decisión de las aerolíneas. Por su parte, el SEM ha agradecido a AENA el uso de las pistas auxiliares del aeropuerto para operar el recurso aéreo que evacuó al malogrado turista.

Contra lo que ha apuntado inicialmente Diari de Tarragona, no se puede confirmar que la muerte accidental del turista de nacionalidad francesa fuera provocada por las algaradas y cortes independentistas. Sí que coincidió en el tiempo: el turista sufrió el infarto al mismo tiempo y cerca del epicentro de las protestas (la T1 y los accesos). También subrayan fuentes cercanas al caso citadas por Europa Press que la víctima había caminado 4 kilómetros hasta la T2. Diari de Tarragona, que ha avanzado la noticia, también sostiene que el ataque al corazón que sufrió el turista francés estuvo vinculado al hecho de que "arrastró sus maletas durante 4 kilómetros entre la T1 y la T2". Asegura también el mismo periódico que las ambulancias del SEM no pudieron llegar al lugar por los cortes de carretera, por lo que se optó por el helicóptero. Emergencias lo desmiente sin ambages y enfatiza que fue una decisión operativa vinculada al mapa de isocronas.

8.000 turistas en tierra

Lo probado es que el hecho sucedió. Murió un turista que se encontraba en El Prat durante el asedio a la instalación tras andar 4 kilómetros por los bloqueos. Ocurrió al mismo tiempo --y cerca-- de las protestas independentistas, que se concentraron en la T1 y los accesos rodados. El visitante fue uno de los 8.000 afectados por el bloqueo independentistas al aeropuerto de Barcelona-El Prat, una acción que convocó la fantasmagórica plataforma Tsunami Democràtic. El corte y asedio provocó la cancelación de 110 vuelos de diversas compañías aéreas. Miles de turistas tuvieron que pernoctar en las terminales. Otros tantos tuvieron que buscar formas de llegar al centro de la Ciudad Condal desde un hub aéreo cuyos accesos estaban bloqueados.

Al día siguiente, el martes, las compañías aéreas suspendieron 45 vuelos por el coletazo de la disrupción del día anterior. No obstante, el segundo mayor aeródromo español recuperó la normalidad en un día ya sin protestas en este punto.