Menú Buscar
Ernest Benach, Roger Torrent, Joan Rigol y Núria de Gispert (de izquierda a derecha) valoran en el Parlament la sentencia del 1-O / CG

Torrent tras la sentencia: “Es uno de los días más oscuros desde el franquismo”

El presidente del Parlament afirma que la condena es consecuencia de "una represión que ha venido para quedarse" y que afecta a "todos los catalanes"

14.10.2019 18:15 h.
4 min

El presidente del Parlament, Roger Torrent, ha comparecido ha comparecido para hacer una declaración solemne junto a sus precedesores, Núria de Gispert, Ernest Benach y Joan Rigol, para valorar la sentencia del Tribunal Supremo sobre el referéndum del 1-O. "Hoy es uno de los día más oscuros desde  la restauración del Parlament con el fin del franquismo", ha dicho el dirigente republicano, tras mencionar a todos los condenados. "Son muchos los que estamos con vosotros, en las instituciones y las calles, nos toca cuidarnos ante los días que vendrán”.

Según ha advertido, el fallo es resultado de "una represión que ha venido para quedarse" y que va dirigida "contra todos los catalanes. Pero por muy dura que sea la condena, no renunciaremos al derecho a decidir nuestro futuro. No podemos aceptar la injusticia. El día de hoy nos reafirma en el camino de la democracia. La represión no nos hará desfallecer, a pesar de la cárcel y el exilio. Es la hora de dar lo mejor de nosotros".

Rigol: "La venganza del Estado"

Por su parte, Rigol ha acusado al Supremo de "limitar los derechos y las libertades, y eso nos interpela a los que somos o no somos independentistas. Se ha condenado a la presidenta de un Parlamento democrático, Carme Forcadell, a once años de prisión por permitir el debate y no convertir la Mesa en un órgano censor. Todo ello por la venganza del Estado. Lo le perdonan que prevaleciera la libertad de expresión”

Ha asegurado que más de 600 presidentes de cámaras y parlamentos de todo el mundo han pedido la libertad de Forcadell.

Benach: "Se rompen puentes"

Erneste Benach ha dicho que "solo con política se puede resolver un problema de carácter político. Al contrario, esta sentencia rompe puentes de diálogo, provocará en la sociedad catalana una ruotura sentimental con el Estado, muy superior a la sentencia del Estatut”.

"La única violencia que hubo el 1-O --ha precisado-- fue la de la Policía y la Guardia Civil pegando a ciudadanos pacíficos que querían ejercer su derecho a decidir y proteger las urnas para quien quisiera, acudiera. Poner las urnas no es un delito, no puede serlo en democracia. El Estado despenalizó el delito de referéndum”. Queremos un país donde poner las urnas no sea delito".

De Gispert: "Debemos construir un mundo mejor"

Por su parte, De Gispert ha dicho que "el Estado ataca al derecho de voto, representación política y libertad de expresión, en el caso de la presidenta Forcadell. Y en el caso de Jordi Cuixart y Jordi Sànchez, el derecho a la manifestación".

A su juicio, "la solución no será fácil, pero no debe haber lugar para el desánimo. Nos lo debemos a nosotros mismos, tenemos la responsabilidad de construir un mundo mejor".