Menú Buscar
El presidente de la Generalitat, Quim Torra, que ha presentado una querella contra la Junta Electoral / EUROPA PRESS

Torra, el director y el Consejo Profesional de TV3 ven "censura" no poder decir "presos políticos"

La petición de neutralidad de la Junta Electoral a los medios de comunicación públicos catalanes ha indignado al independentismo y a los representantes de los trabajadores de la cadena

29.03.2019 17:06 h.
6 min

El llamamiento de la Junta Electoral Central (JEC) a TV3 y Catalunya Ràdio para que mantengan la neutralidad informativa y el pluralismo político en sus informaciones ha indignado al presidente de la Generalitat, Quim Torra, al director de la cadena, Vicent Sanchis y a su Consejo Profesional.

El independentismo ha salido en tromba este viernes para criticar la orden impuesta a los medios públicos catalanes durante la campaña electoral, a los que se reclama que no utilicen términos partidistas como "presos políticos" o "exilio" para referirse a los líderes del procés juzgados y en prisión preventiva, o al expresidente Carles Puigdemont, huido de la justicia desde que declaró la independencia de Cataluña a finales de octubre de 2017.

"Vulneración insoportable de Derechos Humanos"

La decisión ha levantado ampollas y uno de los detractores más vehementes ha sido Torra: "A ojos del mundo, cada vez más gente se da cuenta de hasta qué punto las vulneraciones de los derechos civiles y humanos que hace el Estado español son absolutamente insoportables desde un punto de vista democrático", ha llegado a decir Torra, presidente autonómico mejor pagado de España con un sueldo de 150.000 euros al año.

El líder posconvergente, de viaje en Portugal estos días para internacionalizar el procés, ha pedido mantenerse "firmes" en la defensa de "la libertad de expresión", y se ha conjurado para denunciar internacionalmente lo que a su juicio está pasando.

Sanchis acata y se siente indefenso

El director de TV3, Vicent Sanchis, ha afirmado que "acatará" la orden de la JEC, aunque no la comparte, al tiempo que ha apuntado que sólo afecta a los trabajadores de la cadena, no así a sus entrevistados o tertulianos.

Sanchis ha apuntado en TV3 que siente "indefensión" porque la petición de neutralidad que se le exige como medio de comunicación público que es conlleva, a su juicio, que sólo se tolera una manera de informar.

Los profesionales de TV3 hablan de Orwell

En la misma línea, el Consejo Profesional de la televisión pública pagada por todos los catalanes ha considerado "un acto de censura, incompatible con el respeto a la libertad de expresión y la libertad de prensa" la orden de la JEC.

"Rechazamos esta nueva injerencia de la justicia, que prohíbe palabras y les cambia el sentido arbitrariamente, en una esperpéntica réplica del Ministerio de la Verdad que Orwell describió", han afirmado en un comunicado este viernes.

"Magistrados censores"

El consejo ha intentado justificarse aduciendo que usan la palabra "exilio" en los "estrictos términos" del Diccionari de l'Institut d'Estudis Catalans (Diec) y del de la Real Academia Española (RAE), mientras que las palabras "presos políticos" consideran que caben en la definición formulada en el Consejo de Europa en 2012. Obviando, eso sí, que prestigiosas organizaciones como Amnistía Internacional no opinan lo mismo.

"Los magistrados se han convertido en censores y, en lugar de pronunciarse sobre lo que pasa, ordenan que se reescriba lo que pasa que no les gusta", añaden. Y se han preguntado cuáles serán las próximas palabras que serán vistas como indeseables por partidos políticos.

Compensar a los partidos no independentistas

Otra decisión que les ha dolido es el expediente sancionador abierto por la JEC a TV3 por la amplia cobertura de la manifestación independentista en Madrid de hace unas semanas, por la cual se verán obligados ahora a dedicar un tiempo equivalente y en la misma franja horaria a los partidos no nacionalistas que no participaron en la misma.

El Consejo Profesional de TV3 considera "surrealista" esta orden, y cree que aceptarla significa dejar el diseño de la programación en manos de magistrados, ante lo cual ha pedido a la redacción y los responsables de la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA) que defiendan la "libertad de expresión" y el derecho de la ciudadanía a recibir "información".

El Sindicat de Periodistas no ve directrices

El Sindicat de Periodistes de Catalunya (SPC), por su parte, ha considerado que las juntas electorales no pueden interferir en el "derecho a la información" actuando como "censura previa".

Asimismo, ha asegurado que, como en el caso de la sociedad, en el uso de términos "no se ha impuesto ninguna directriz", de forma que han reproducido un abanico diverso de expresiones a criterio de cada profesional.

 

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información