Menú Buscar
El 'president' de la Generalitat, Quim Torra, en el Palau de la Generalitat / EP

Torra: acatar la anulación del TS del decreto valenciano sobre lengua "sería aceptar una burla"

El 'president' de la Generalitat invita a los gobiernos de Baleares y Valencia a seguir "comunicándose en catalán, lengua común"

3 min

El Tribunal Supremo (TS) ha confirmado la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat de Valencia (TSJCV) que consideró que la Generalitat Valenciana no era competente para decidir si enviar documentos en la lengua cooficial a comunidades del mismo "ámbito lingüístico".

Una decisión que no ha tardado en obtener respuesta por parte del president de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, en un tuit en el que ha escrito que "acatar esta sentencia sería aceptar una burla monstruosa e ignominiosa a nuestra lengua".

El desafío de Quim Torra

Tras confirmase la anulación, por parte del Supremo, de varios artículos de un decreto valenciano que regulaba el uso preferente del catalán en ciertos ámbitos administrativos, el primero en pronunciarse ha sido Quim Torra, quien ha rechazado la decisión en una publicación desde su cuenta personal de Twitter.

"Desde luego, la Generalitat de Cataluña seguirá comunicándose en catalán, lengua común, con los gobiernos de las Islas y del País Valencià", ha desafiado el president a la vez que invitaba a los gobiernos autonómicos mencionados a incumplir la sentencia.

Uso preferente del valenciano

La sentencia del TSJV declaraba en julio del año pasado la nulidad de parte del Decreto 61/2017 de la Generalitat Valenciana que regula el uso del castellano y del valenciano en la administración pública autonómica. Así, anulaba 11 artículos y una disposición final que daban un uso destacado a la lengua valenciana en aspectos como las notificaciones en los trámites administrativos, la rotulación de edificios, y la comunicación entre empleados públicos y la de éstos con los ciudadanos.

También atribuía un uso destacado al catalán en las publicaciones y publicidad institucional, los contratos con proveedores, así como en la rotulación de carreteras, caminos y otras dependencias y servicios de interés público que depende de entidades locales.