Menú Buscar
La 'familia nacional'

La juez cita a los 'exconsellers' Vila y Puig por las obras de Sijena

La magistrada investiga a los últimos consejeros de Cultura de la Generalitat por presuntos delitos de desobediencia y prevaricación en este caso

07.03.2018 16:54 h. Actualizado: 07.03.2018 16:55 h.
3 min

La juez titular del Juzgado de Instrucción 3 de Huesca ha citado a declarar a los exconsellers de Cultura de la Generalitat Santi Vila y Lluís Puig por su negativa a facilitar el retorno de los bienes del monasterio de Sijena desde el Museu de Lleida.

La magistrada investiga a Vila y Puig por presuntos delitos de desobediencia y prevaricación en este asunto y los convoca para el próximo 25 de abril. Lo hace tras la reapertura de la causa penal instada por la representación legal del Ayuntamiento de Villanueva de Sijena y secundada por la Fiscalía oscense.

Las obras están en Sijena

Aunque las 44 piezas reclamadas fueron finalmente trasladadas por la Guardia Civil a Sijena el pasado diciembre a instancias del Juzgado de Primera Instancia 1 de Huesca, la juez mantiene abierta la instrucción por presunta desobediencia y prevaricación contra Vila y Puig por su intervención en el litigio.

La magistrada sobreseyó provisionalmente el pasado septiembre la querella penal tras argüir que el consistorio no había aportado los documentos acreditativos de los hechos denunciados, pero volvió a reabrir la causa tras recibir la información requerida. En su auto de reapertura, valoraba tanto el informe de la Fiscalía de Huesca como el emitido por el fiscal del Tribunal Supremo, al que llegó inicialmente la denuncia al estar ambos políticos catalanes aforados.

Incumplimiento

El letrado de Sijena, Jorge Español, denunció los hechos en el juzgado de guardia de Huesca tras perder ambos exconsellers su condición de aforados, acompañándola de un informe elaborado por la Fiscalía del Tribunal Supremo que veía indicios de la comisión de presuntos delitos en la conducta de ambos.

En el escrito de adhesión al recurso hecho por el fiscal jefe de Huesca, Juan Baratech, se advertía de que ambos exconsellers incumplieron con "rotundidad" las órdenes judiciales a pesar de los apercibimientos que les fueron comunicados.

Puig y el 21D

Consideraba, además, que las consecuencias de este incumplimiento y de la desobediencia fueron "capitales", ya que la operación requirió un gran despliegue de medios materiales y humanos. Medios, subrayaba, que la Administración aragonesa y la policía judicial tuvieron que habilitar para "suplir la obstinada voluntad de los investigados y también por el riesgo de alteración de la seguridad y de la pacífica convivencia ciudadana".

Tras la reapertura de la causa, la juez remitió un escrito al Parlamento catalán para que certificara si Lluís Puig, refugiado hoy en Bruselas, había sido elegido diputado autonómico tras las últimas elecciones del 21D, hecho que, al no ser corroborado, ha motivado su citación como investigado en Huesca.