Menú Buscar
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), junto a su principal asesor, Iván Redondo (d), en un acto en Moncloa / EFE

Sánchez confirma a Iván Redondo como hombre fuerte en Moncloa

El secretario de Estado y jefe de gabinete del presidente tendrá en esta legislatura más competencias

5 min

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha confirmado a Iván Redondo como el hombre fuerte de Moncloa. Seguirá como primer secretario de Estado, secretario del Consejo de Seguridad Nacional y jefe de gabinete del líder socialista en la legislatura que acaba de empezar, aunque asumirá más competencias en el primer Ejecutivo de coalición. Su gabinete concentrará "todos los departamentos de asistencia al Presidente", tal y como se indica en un comunicado a los medios. 

Llevará cuestiones como "asuntos nacionales, institucionales, internacionales, comunicación con los ciudadanos" además de la secretaría general de Presidencia, la Oficina Económica del Presidente (la Dirección General de Asuntos Económicos), el departamento de Seguridad Nacional (DSN) o las "diferentes unidades de análisis" de Moncloa. Además, también asumirá bajo su mando la secretaría de Estado de Comunicación y será el encargado de crear la primera Oficina Nacional de Prospectiva y Estrategia de País a Largo Plazo

España a 30 años vista

Este organismo de nuevo cuño es el encargado de "pensar de forma estructural en la España de los próximos 30 años". Redondo deberá aportar una "mirada transversal" que incluya a un comité de expertos de la "sociedad civil". Su objetivo será dar forma a la próxima "Estrategia Nacional" de España. 

También ejercerá de interlocutor directo entre el PSOE y Podemos y será un ministro sin cartera. A nadie se le escapa que la relación entre el consultor político donostiarra y el líder de la formación morada, Pablo Iglesias, es mejorable. Se les ha considerado durante mucho tiempo “enemigos políticos”, aunque el nuevo escenario en Moncloa les obliga a colaborar.

Tándem Sánchez-Redondo

Redondo ha sido el “villano a batir” por propios y extraños durante los últimos años. Dentro del PSOE, ha generado recelo por ser la persona más cercana al presidente. Sánchez nunca ha escondido que es su hombre de confianza y los críticos del partido consideran que tiene “ivandependencia”. En las últimas semanas se ha especulado con su posible sustitución o la pérdida de atribuciones en Moncloa, cuestión que ha sido zanjada tras la toma de posesión del Gobierno.

En cuanto a los extraños, el secretario de Estado y jefe de gabinete del presidente es el nombre que está en su diana. Más allá de PSOE se reconoce la incidencia que tiene en la estrategia política que impulsa Sánchez. “No sería el mismo sin él”, reconocen desde la oposición.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, seguido del hombre fuerte en Moncloa, Iván Redondo, en la salida del Congreso de los Diputados / EFE
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, seguido del hombre fuerte en Moncloa, Iván Redondo, en la salida del Congreso de los Diputados / EFE

Relación desde 2016

Sánchez entró en contacto con Redondo desde finales de 2016. Le ayudó a preparar las primarias que el PSOE celebró ese año y con las que el actual presidente del Gobierno obtuvo el 50,21% de los apoyos para convertirse en secretario general del partido frente a Susana Díaz (39,94%) y Patxi López (9,85%). Todo ello, tras su expulsión a mano alzada del liderazgo de la formación.

Desde entonces ambos han trabajado en lanzar una moción de censura a Mariano Rajoy que, de forma sorpresiva incluso por los promotores, triunfó y llevó al primer Gobierno de Sánchez. Este resultado le ha dado un impulso que se ha traducido en cinco victorias electorales seguidas, algo que el PSOE reivindica en sus apariciones públicas y que no recordaba desde hace años.

Trayectoria

Antes de trabajar en con el líder socialista, Redondo participó en el equipo que asesoró a Xavier García Albiol (PP) en las elecciones municipales de 2011 en que resultó elegido alcalde de Badalona (Barcelona). Trabajó con el popular Antonio Basagoiti en el País Vasco y ejerció de director del gabinete de Presidencia de la Junta de Extremadura entre 2012 y 2015. Durante esos años asesoró a José Antonio Monago.