Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
'La Vanguardia' organiza el primer debate

Las respuestas de los partidos a las principales necesidades de los catalanes

La última encuesta del CEO arroja luz sobre las propuestas de los candidatos que más interesan a los votantes, que dan prioridad a la crisis económica y relegan el 'procés'

2 min

El ruido político impide con frecuencia saber cuáles son los problemas que realmente preocupan a los catalanes. La encuesta del Centro de Estudios de Opinión (CEO) de la Generalitat publicada ayer arroja luz al respecto, señalando cuáles son las propuestas de los partidos que se presentan a las elecciones del 14 de febrero que despiertan más interés entre los ciudadanos.

Los resultados dan un baño de realidad a quienes creen que, después de diez años de procés, el foco sigue estando en el encaje de Cataluña en España.

preferencias CEO
Las principales preocupaciones de los catalanes, según la intención de voto / CEO

Sea por el hartazgo que el desafío independentista ha provocado, sea porque el Covid ha cambiado las preferencias, lo cierto es que la mayoría de los catalanes encuestados reclaman, en primer lugar, que se dé respuesta a la crisis económica para, a continuación, destacar la corrupción como tema relevante.

 

 

Salvador Illa ha sido la diana de ataques del resto de candidatos en el primer debate electoral / LA VANGUARDIA

En tercera posición se encuentran las propuestas para afrontar el cambio climático y en cuarto, las relaciones entre Cataluña y el resto de España. La actuación de cada partido durante la pandemia del Covid ocupa una quinta posición.

¿Los programas electorales dan respuesta a esas inquietudes? Repasamos las ofertas de los partidos. Hay que tener en cuenta que a diferencia de PSC-Units, ERC, PDEcat, En Comú Podem y CUP, al cierre de esta información aún no han presentado oficialmente sus programas Ciudadanos, Junts per Catalunya y PP.

Crisis económica
1/5

Crisis económica

La principal preocupación de los catalanes, según la última encuesta del CEO, es la crisis económica. El programa de PSC-Units promete hacer del crecimiento económico, la revolución tecnológica y el trabajo digno la combinación para lograr un desarrollo económico sostenible y "más equilibrio social, reduciendo las desigualdades extremas. Hay que recuperar empleo y con él la capacidad adquisitiva de los salarios”.

 

Para ello, quieren aprobar en los primeros seis meses de gobierno, mediante el diálogo con los agentes socioeconómicos y el mundo local “la Agenda por el Buen Trabajo y las Nuevas Oportunidades como salida la crisis provocada por la Covid-19” y “ejecutar todos los recursos disponibles para políticas de empleo provenientes del Estado y, sobre todo, del Fondo Social Europeo”.

 

En Comú Podem quiere dejar atrás “40 años de rebajas fiscales, desregulación del mercado financiero y degradación de la legislación laboral", que  "han multiplicado las desigualdades y han hecho empeorar las condiciones de vida de la gran mayoría de la población”. Defienden, en este sentido “un modelo económico basado en la sostenibilidad y la solidaridad, que dé prioridad a las personas y la colectividad sobre el beneficio individual, que recupere el valor de la comunidad y que aborde los graves retos ecológicos y energéticos”.

 

ERC destaca en su programa “implantar un nuevo modelo de relación entre el sector público y el sector empresarial basado en la colaboración de todos los agentes involucrados en la innovación, la competitividad y la calidad”, la agilización de los procedimientos administrativos y la creación de nuevos instrumentos de financiación”.

 

La CUP propone un plan de rescate que dé respuesta a una situación económica agravada por la gestión de la crisis del Covid-19 y que concrete legislativamente "todas las demandas de Pan, Techo y Trabajo que el movimiento popular ha puesto sobre la mesa”.

Corrupción
2/5

Corrupción

ERC siempre ha hecho bandera de “tolerancia cero” ante la corrupción. De ahí que proponga un código interno de funcionamiento de la administración “basado en la ética, la integridad y la transparencia”. Defienden el despliegue de 25 medidas de lucha contra la corrupción, así como de “procesos de participación ciudadana o desarrollar el reglamento de la ley de transparencia con mecanismos más ágiles de acceso a la información, de supervisión de los códigos de conducta y de implementación de sistemas de evaluación de las políticas públicas”.

 

En materia de lucha contra la corrupción, PSC-Units propone que el Govern comparezca “como acusación en todos los procedimientos judiciales vinculados a delitos de corrupción y fraude en el que el patrimonio y los recursos públicos de la Generalitat aparezcan indiciariamente como perjudicados”. También abogan por promover una Ley de protección de las personas alertadoras en el ámbito competencial de la Generalitat, así como promover una reforma “para prohibir a la administración pública contratar, durante un tiempo determinado no inferior a tres años, empresas, directivos o personal que hayan sido condenados por casos de corrupción o de financiación ilegal de partidos políticos”.

 

Los comunes proponen un registro de grupos de presión, dar publicidad a las cuentas de los partidos, fundaciones y asociaciones vinculadas; y más transparencia sobre la gestión de las cuentas de la Generalitat.

 

Para PDECat, “luchar contra la corrupción y garantizar que tenemos unos representantes políticos sin sombra de sospecha es una prioridad de primer orden para recuperar la confianza de la ciudadanía en los representantes públicos. Los valores de la meritocracia, la honestidad en la gestión pública, la salvaguarda del interés general y la gestión responsable de todos y cada uno de los euros del presupuesto público son valores irrenunciables”.

 

La CUP también aboga por mejorar la transparencia de las administraciones, aumentar el control de las contrataciones, fiscalizar las fundaciones de los partidos y a los mismos partidos y aumentar los recursos para investigar el fraude fiscal.

Cambio climático
3/5

Cambio climático

En Comú Podem propone “crear una vicepresidencia de transición ecológica con las competencias de clima, medio ambiente, agua y energía”. Esta vicepresidencia “coordinará la comisión de transición ecológica formada por los departamentos competentes en economía, industria, urbanismo, movilidad, infraestructuras y agricultura”.

 

ERC quiere “hacer frente a la emergencia climática, trabajando de manera coordinada y transversal para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030 de Naciones Unidas, con un cambio del modelo energético más justo y verde con un horizonte cercano del 100% de energía renovable”. Y también “avanzar hacia el residuo cero y la movilidad sostenible en el marco global de la transición ecológica, así como recoser el territorio para un país equilibrado y en red”.

 

PDECat se compromete a desarrollar una Estrategia de Transición Ecológica y de Sostenibilidad en la lucha contra el cambio climático y en el cumplimiento de los Objetivos para el Desarrollo Sostenible (ODS). Por ello, aboga por desarrollar la Ley catalana del Cambio Climático con la voluntad de acelerar la transición energética y la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

 

La CUP defiende una fiscalidad que incorpore el concepto de huella ecológica, a través del IVA o incluso a través de un impuesto que grave de forma holística la huella personal, como por ejemplo una tasa progresiva sobre las emisiones de carbono (o la huella de carbono), incluida o complementaria al impuesto sobre la renta.

Encaje de Cataluña en España
4/5

Encaje de Cataluña en España

En Comú Podem reivindica un proyecto plurinacional, basado en una “nación de naciones”. En este sentido “Cataluña debe poder tener su propia Constitución, a través de la que construir un nuevo modelo de país en términos sociales, políticos, económicos, ambientales y culturales". Cataluña, añaden, se define "como una república social, democrática y ambientalmente justa que comparte soberanías en el marco de la república plurinacional".

 

Para PSC-Units, la respuesta es federal, porque "el federalismo es reconocimiento, autogobierno y gobierno compartido, lealtad institucional, financiación justa y suficiente, respeto a la pluralidad desde la libertad individual y colectiva. Federalismo es asegurar la convivencia y los derechos a través del pacto".

 

ERC quiere “forzar a España a aceptar el derecho a la autodeterminación y la amnistía como únicas vías para resolver el conflicto político con Cataluña, como un paso más para la vía amplia hacia la independencia”. Junts per Catalunya va más allá y se compromete a declarar e implementar la república si el independentismo supera el 50% de los votos.

 

PDECat cree en una Cataluña independiente, “pero la estrategia no puede ser la misma de la pasada legislatura, ha faltado mentalidad de Estado y más estrategias propias como país que somos, y la estrategia a seguir no puede ser exclusivamente la de confrontación estéril”.

Gestión del Covid
5/5

Gestión del Covid

Para ERC, la pandemia ha supuesto “un doble reto, cómo hacer frente a la emergencia social y económica derivada de la crisis sanitaria de la Covid-19 y, al mismo tiempo, cómo seguir haciendo camino hacia la construcción de la República Catalana para disponer de todas las herramientas de un Estado y así poder dar respuesta a las necesidades de la gente”.

 

PSC-Units, afirma que "los servicios públicos y las instituciones deben ser reforzadas para acabar con la pandemia e impulsar cuanto antes y de la forma más eficaz posible la recuperación económica y social, así como para hacer frente al crecimiento de las desigualdades sociales y los retos que suponen el cambio climático y la transformación digital. Sin dilación porque ahora es el momento y no podemos perder ni un segundo".

 

Para En Comú Podem, “la pandemia provocada por el Covid-19 ha desencadenado una crisis sanitaria, social, económica y humanitaria que ha requerido implementar medidas de emergencia en todos los ámbitos e instituciones. Esta crisis ha hecho emerger las carencias del sistema sanitario y sociosanitario debido a los drásticos recortes presupuestarios que los gobiernos de Cataluña han ido aplicando desde 2010.

 

PDECat afirma que “el envejecimiento de la población, las migraciones, las consecuencias sociales de los cambios en la actividad económica y en el mercado de trabajo, el debilitamiento de las redes de apoyo primario y las profundísimas consecuencias del Covid 19 requerirán reforzar el sistema de Servicios Sociales para responder a necesidades crecientes y perfiles cada vez más diversos en edad, sexo, origen y nivel de autonomía”.

 

La propuesta de la CUP es una tasa Covid que debería gravar a las grandes fortunas y permitiría que en diez años, sólo con dicha tasa, se financiara todo el gasto originado por la pandemia.