Menú Buscar
El presidente en funciones, Mariano Rajoy, mientras Ana Rosa Quintana le entrevistaba en Telecinco.

Rajoy también quiere gobernar con el PSOE en ayuntamientos y autonomías

El presidente en funciones lanza su oferta de super gran coalición con los socialistas en una entrevista con Ana Rosa Quintana

Redacción
4 min

Mariano Rajoy ha ofrecido al PSOE llevar su acuerdo de Gobierno a los ayuntamientos y las comunidades autónomas. Y, como hizo Pablo Iglesias el viernes pasado, lo ha hecho a través de la televisión. También ha atribuido a Pedro Sánchez la responsabilidad de que él opte o no a la investidura la próxima vez que hable con el Rey.

El presidente en funciones, que ha sido entrevistado en Telecinco por Ana Rosa Quintana, se ha quejado de que Pedro Sánchez, el secretario general del PSOE, sólo habla con él por teléfono, de que no quiere que se vean personalmente. A pesar de ello, ha ampliado su oferta de pacto a los tres niveles de la administración pública. Y también ha dicho que los casos de corrupción, como el de ayer de Valencia, no interfieren en las negociaciones.

Gran coalición y estabilidad

En su opinión, si hay un acuerdo entre PP, PSOE y Ciudadanos "a nivel nacional" para formar Gobierno, puede haber también un pacto que afecte a las comunidades autónomas y los grandes ayuntamientos, donde en este momento los socialistas gobiernan gracias al apoyo de Podemos. A su entender, esas "fórmulas de entendimiento" entre los dos grandes partidos darían "estabilidad" y permitirían poder gobernar.

Rajoy atribuye a Sánchez haber propuesto un pacto de Gobierno a Podemos, un pacto que "se puede hacer" porque "los números llegan numéricamente" pero "es inviable" y está "condenado al fracaso desde el día de su nacimiento", máxime cuando no tiene votos suficientes en el Senado. "Eso sería una catástrofe", ha enfatizado.

La reforma laboral, intocable 

Las posibles fórmulas, desde su punto de vista, son un Gobierno de coalición, un "apoyo desde fuera o una "oposición constructiva". Tras asumir que "un pacto implica cesiones por todas las partes", Rajoy se ha mostrado reacio a aceptar cambios en la reforma laboral --que el PSOE quiere derogar--, porque "una de las leyes más elogiadas fuera de España" y no le gustaría una "vuelta atrás".

"A lo mejor ellos tendrían que ceder en eso y yo ceder en otra cosa", ha dicho. No obstante, también ha defendido la reforma educativa (LOMCE o Ley Wert, que el PSOE también se ha comprometido a derogar) alegando que en esta legislatura el abandono escolar ha caído seis puntos.

Como hace una semana

Rajoy ha hecho hincapié en que para él es "imposible" conseguir los votos para ser investido presidente si no es con el apoyo o la abstención del PSOE, de manera que corresponde a Sánchez elegir entre un pacto de "estabilidad", "moderación" y "sensatez" o gobernar con Podemos y los independentistas, una opción que ha calificado de "disparate" y de imposible en el día a día. En ese sentido, dice, la situación no ha cambiado desde la semana pasada, cuando declinó aceptar la investidura.

Eso sí, cree que el PSOE no debería aferrarse a la operación anticorrupción del martes en Valencia para no reunirse con Rajoy, igual que el PP no esgrime "los problemas de los ERE en Andalucía" para no ver al PSOE, y no lo hizo Ciudadanos, que dio a los socialistas la presidencia de la Junta.

En la misma línea, ha rechazado la tesis de que deba dimitir por los problemas de corrupción en su partido: "También tendrían que dimitir en el PSOE por los que ha habido en el suyo".